Publicado 21/02/2022 18:50

¿Por qué no podemos decir que el insomnio es una patología?

Archivo - Insomnio
Archivo - Insomnio - RUBER INTERNACIONAL - Archivo

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El doctor Eduardo Estivill, médico experto en alteraciones del sueño, ha destacado que el insomnio "no es una patología como tal", sino que es un síntoma y, por lo tanto, implica que "hay una causa que lo provoca".

Así se ha expresado durante la ponencia 'Dormir bien para rendir mejor', organizada por el Círculo Ecuestre. Así, Estivill ha diferenciado entre tres tipos de trastornos del sueño: "las personas que no duermen, las que duermen demasiado y las que no dejan dormir".

En lo que respecta al insomnio, ha destacado que el motivo más habitual es "la alteración de nuestro día". "Existen factores externos que generan pequeños momentos de tensión o de estrés que hacen que no se pueda desconectar correctamente", afirma.

Según el doctor, esto se puede volver en un problema porque "se convierte en un pez que se muerde la cola: se duerme mal y, por lo tanto, se tiene un mal día, lo que provoca que se vuelva a dormir mal".

En este punto, ha querido enfatizar el valor que tiene el sueño en el día a día de las personas, ya que "dormir es la actividad más importante a lo largo de la vida". Ha insistido en esta idea al recordar que es una actividad que se hace "a lo largo de un tercio de nuestra existencia".

Para apoyar este argumento, el doctor Estivill ha comparado el sueño con "un taller de reparación y restauración de todo lo que se gasta durante el día" y, además, ha explicado que mientras las personas duermen, se llevan a cabo todos los procesos de configuración de la memoria y de organización de lo que se ha aprendido.

Asimismo, el doctor ha querido arrojar algo de luz a unas de las preguntas más repetidas sobre este tema y ha explicado que, en función de la edad de las personas, es necesario dormir un número diferentes de horas. "Por ejemplo, los niños de 7 años, que se mueven y aprenden todo el día, necesitan mínimo 11 horas para reparar todo lo gastado. Sin embargo, la mayoría de los adultos de hasta 65 años necesitan unas 8 horas y, a partir de esa edad, con 6 es suficiente", concluye.