No, no es fácil contagiarse de dengue en España

DENGUE
PIXABAY - Archivo
Publicado 23/10/2018 13:01:49CET

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

La posibilidad de que una persona que habita en España o las áreas de la Península Ibérica en las que circula el 'aedes albopictus', también llamado mosquito tigre y único vector de la transmisión del dengue en esta zona, contraiga el virus efectivamente son "extremadamente reducidas", ha señalado el investigador de la unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid), el doctor Mario Fernández Ruiz.

El experto, que ha recalcado que ante todo "debe prevalecer un mensaje de tranquilidad", ha explicado que "la inmensa mayoría" de los casos de dengue se producen mediante un mecanismo vectorial, es decir, a través de la picadura del mosquito aedes.

El dengue es un flavivirus, perteneciente al grupo más amplio de los arbovirus. Éstos se mantienen en la naturaleza mediante ciclos biológicos en los que están implicados diversos reservorios animales, primates no humanos en el caso del dengue, y sus correspondientes vectores.

"Si se dan circunstancias, estos ciclos, conocidos como selváticos o enzoóticos, pueden evolucionar hacia el denominado ciclo antroponótico en el que el propio ser humano actúa como reservorio de la enfermedad", ha proseguido el doctor Fernández.

Una vez que la hembra del mosquito aedes pica a un paciente virémico, es decir, que tiene el virus circulando en su sangre, lo transmite a continuación mediante sucesivas picaduras a individuos sanos, amplificándose progresivamente la infección sin necesidad de que participen los reservorios naturales.

"Hay que aclarar, no obstante, que el establecimiento de estos ciclos antroponóticos requiere de una elevada incidencia de casos y densidad de vectores, circunstancias que no se dan en nuestro país", ha recalcado el doctor Fernández.

De forma excepcional "se han descrito la transmisión a través del uso compartido de jeringuillas, la transfusión de sangre o el trasplante de órganos procedentes de sujetos virémicos que aún permanecen asintomáticos durante el período de incubación de la enfermedad", ha apuntado, y ha afirmado que no existen evidencias concluyentes de que el dengue se transmita mediante contactos sexuales, a diferencia de otros arbovirus como el zika.

La Organización Mundial de la Salud estima que la incidencia del dengue en los últimos años ha aumentado a uno 400 millones de casos anuales. De esos 400 millones, 100 millones manifiestan síntomas de carácter leve, si bien unas 500.000 personas acaban por requerir atención hospitalaria. La mortalidad de este último grupo se sitúa en torno al 2,5 por ciento.

ZONAS DE LA PENÍNSULA DONDE PUEDE HABITAR EL MOSQUITO

Según ha indicado el experto, el mosquito fue detectado en España por primera vez hace 15 años, en San Cugat del Vallés (Barcelona). Desde entonces, se ha ido extendiendo fundamentalmente por el litoral mediterráneo.

En la actualidad, está presente en varias comunidades autónomas: Cataluña, Valencia, Murcia, Andalucía, Baleares, País Vasco y Aragón. "La modificación en las condiciones de temperatura y humedad inducida por el cambio climático ha contribuido en gran medida a la expansión geográfica de este mosquito", ha proseguido el doctor Fernández.

Ante este panorama, el especialista ha indicado que "la medida más eficaz para el control epidemiológico de una arbovirosis pasa por disminuir la densidad poblacional del mosquito que actúa como vector, limitando en lo posible su replicación en criaderos naturales o artificiales como pueden ser los recipientes de agua estancada al aire libre en los que la hembra del aedes pone sus huevos".

Además, el doctor Fernández ha concedido importancia a la vigilancia e identificación precoz de nuevos casos por parte de las autoridades sanitarias, algo "fundamental para establecer la evolución de la infección e implantar las medidas de control pertinentes".

A título personal, se debería minimizar en lo posible el riesgo de picadura del mosquito mediante el uso de repelentes o de prendas de manga larga. Aunque existe una vacuna comercializada contra el virus del dengue, sólo se recomienda a personas que habitan en zonas endémicas.

El doctor Fernández ha instado a no olvidar que, hasta la fecha, sólo se han notificado tres casos autóctonos en España, por lo que, ha repetido, "el riesgo real que corremos de contraer el dengue en nuestro país es sumamente bajo".

SÍNTOMAS Y MEDIDAS A TOMAR

Los casos de dengue cursan con un cuadro autolimitado de fiebre, dolor de cabeza, típicamente centrado detrás de los ojos, y dolores osteomusculares, que se acompaña de una erupción cutánea o exantema característico y de fenómenos de fragilidad de los capilares de la piel o petequias, ha manifestado el experto. En ocasiones estos síntomas pueden ser muy intensos, obligando al paciente a guardar cama durante varios días. "No en vano se la denomina 'fiebre quebrantahuesos'", ha dicho el doctor.

El experto ha agregado que "al cabo de unos días el cuadro cede de forma espontánea y sin dejar ningún tipo de secuela. Sólo una mínima parte de los pacientes infectados desarrollan complicaciones más graves en forma de hemorragias o edemas masivos. Estos casos, que pueden llegar a ser mortales, aparecen de forma casi exclusiva en sujetos que viven en zonas endémicas y que ya habían padecido previamente otros episodios de dengue en el pasado".

Si se experimentan síntomas de este tipo se debe consultar al médico de Atención Primaria o al servicio de urgencias en los casos que se acompañen de mayor afectación del estado general. El doctor, que "sin duda" cree que el Sistema Nacional de Salud "cuenta con los medios humanos y técnicos necesarios para hacer frente a esta potencial amenaza", ha recomendado evitar el uso de aspirina si se sospecha de dengue, porque podría aumentar el riesgo de hemorragia.

Contador