Publicado 06/04/2022 10:26

Niveles altos de un tipo de leucocito en sangre son claves para la progresión de la EPOC

Investigadores EPISCAN
Investigadores EPISCAN - CIBERES

   MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Varios grupos del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) han participado en un estudio multicéntrico, publicado en 'Respiratory Research' ('Nature'), que ha puesto de manifiesto que los niveles altos en sangre de los eosinófilos, leucocitos que forman parte del sistema inmunitario y están relacionados con los procesos inflamatorios, son biomarcadores claves para el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

   Este trabajo, dirigido por el investigador del CIBERES y del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR), Marc Miravitlles, ha tomado como base 'EPISCAN II', un estudio epidemiológico de base poblacional impulsado por la farmacéutica GSK, cuyo principal objetivo es investigar la prevalencia y las causas de la EPOC en España. Los 12 centros hospitalarios participantes reclutaron 326 pacientes con EPOC y 399 sin la enfermedad, con una edad media de 63,2 años, un 46,3 por ciento hombres y el 27,6 por ciento fumadores activos.

   "La mayoría de las características clínicas fueron significativamente diferentes entre los participantes con y sin EPOC. Los primeros eran de mayor edad, con mayor frecuencia hombres, fumadores, con parámetros de función pulmonar más bajos, menor tolerancia al ejercicio y puntuaciones más altas en la encuesta CAT sobre síntomas de EPOC", ha explicado el investigador.

   En cuanto al recuento de eosinófilos en sangre (BEC por sus siglas en inglés) se ha observado que los pacientes con EPOC lo tienen más alto, de 192 células por microlitro frente a 160 células por microlitro. Por lo tanto, los investigadores han llegado a la conclusión que los pacientes con EPOC cuentan con una mayor presencia de este tipo de leucocitos en sangre, y asimismo el sexo masculino, el tabaquismo activo y la coexistencia de asma se asociaron con esta circunstancia.

   Al respecto, el investigador del CIBERES en el Hospital Universitario Son Espases-IdISBa de Palma de Mallorca y último firmante del estudio, Borja G. Cossío, ha avisado de que la EPOC es una enfermedad heterogénea con múltiples fenotipos que pueden estar asociados con diferentes pronósticos y respuestas al tratamiento, como el asociado a un aumento de la inflamación eosinofílica, y existe un amplio consenso sobre el papel de BEC como biomarcador para identificar a los pacientes que representarán una mejor respuesta a los corticoides inhalados.

   Para comprender mejor el papel de los eosinófilos en sangre como biomarcadores en la EPOC, los expertos han destacado la importancia de generar nuevos datos sobre la distribución de los valores de eosinófilos en sangre en poblaciones adultas sanas y diferentes grupos de pacientes con EPOC según fenotipos, gravedad y tratamientos, de ahí el objeto de este trabajo.

   "Los resultados de nuestro estudio de base poblacional proporcionan una estimación de la distribución de eosinófilos en la población adulta en España y han demostrado que los pacientes con EPOC, incluido en estadios leves, tienen un BEC significativamente mayor", ha zanjado Miravitlles.