Publicado 14/01/2021 07:43CET

Los niveles altos de insulina durante la infancia son un riesgo de problemas de salud mental

Ugrdivulga Confirman Científicamente El Dicho 'Mens Sana In Corpore Sano': Hacer Ejercicio Protege Contra La Depresión
Ugrdivulga Confirman Científicamente El Dicho 'Mens Sana In Corpore Sano': Hacer Ejercicio Protege Contra La Depresión - UNIVERSIDAD DE GRANADA - Archivo

   MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, han demostrado que el vínculo entre las enfermedades físicas y mentales es más estrecho de lo que se pensaba, ya que ciertos cambios en la salud física, que son detectables en la infancia, están relacionados con el desarrollo de enfermedades mentales en la edad adulta. Concretamente han comprobado que los niveles altos de insulina durante la infancia son un riesgo de problemas de salud mental en la edad adulta.

   Según publican en la revista 'JAMA Psychiatry', los investigadores utilizaron una muestra de más de 10.000 personas para estudiar cómo los niveles de insulina y el índice de masa corporal (IMC) en la infancia pueden estar relacionados con la depresión y la psicosis en la edad adulta joven.

   Descubrieron que los niveles persistentemente altos de insulina desde la niñez media estaban relacionados con una mayor probabilidad de desarrollar psicosis en la edad adulta. Además, encontraron que un aumento en el IMC alrededor del inicio de la pubertad estaba relacionado con una mayor probabilidad de desarrollar depresión en la edad adulta, particularmente en las niñas. Los resultados fueron consistentes después de ajustar por una variedad de otros posibles factores.

   Los hallazgos sugieren que los primeros signos de desarrollo de problemas de salud física podrían estar presentes mucho antes del desarrollo de síntomas de psicosis o depresión y muestran que el vínculo entre la enfermedad física y mental es más complejo de lo que se pensaba.

   Sin embargo, los investigadores advierten de que estos factores de riesgo se encuentran entre muchos, tanto genéticos como ambientales, y que sus resultados no sugieren que uno pueda predecir la probabilidad de desarrollar trastornos mentales en adultos solo a partir de estas medidas de salud física.

   Los investigadores recomiendan que los profesionales de la salud realicen evaluaciones físicas sólidas de los jóvenes que presentan síntomas de psicosis o depresión, de modo que los primeros signos de enfermedades físicas puedan diagnosticarse y tratarse temprano.

   Está bien establecido que las personas con depresión y psicosis pueden tener una esperanza de vida de hasta 20 años menos que la población general, principalmente porque los problemas de salud física como la diabetes y la obesidad son más comunes en los adultos con esos trastornos mentales.

   Si bien ya se sabe que la psicosis y la depresión en la edad adulta están asociadas con tasas significativamente más altas de diabetes y obesidad que la población general, estos vínculos a menudo se atribuyen a los síntomas del trastorno mental en sí.

   "La suposición general en el pasado ha sido que algunas personas con psicosis y depresión podrían tener más probabilidades de tener una dieta deficiente y niveles más bajos de ejercicio físico, por lo que cualquier problema de salud física adverso es resultado del trastorno mental, o del tratamiento para el mismo", explica el primer autor, el doctor Benjamin Perry, del Departamento de Psiquiatría de Cambridge.

   "En esencia, la sabiduría recibida es que el trastorno mental es lo primero --prosigue--. Pero hemos descubierto que no es necesariamente así, y para algunos individuos, puede ser al revés, sugiriendo que los problemas de salud física detectables desde la infancia pueden ser factores de riesgo para la psicosis y la depresión en la edad adulta".

   Utilizando datos del Estudio Longitudinal de Padres e Hijos de Avon (ALSPAC), un estudio de cohorte de nacimientos representativo de la población a largo plazo realizado en el oeste de Inglaterra, Perry y sus colegas encontraron que la alteración de los niveles de insulina se puede detectar en la infancia, mucho antes la aparición de la psicosis, lo que sugiere que algunas personas con psicosis pueden tener una susceptibilidad inherente a desarrollar diabetes.

   Utilizaron un método estadístico para agrupar a los individuos basándose en trayectorias similares de cambio en los niveles de insulina y el IMC desde el uno hasta los 24 años, y examinaron cómo los diferentes grupos se relacionaban con los riesgos de depresión y psicosis en la edad adulta.

   Aproximadamente el 75% de los participantes del estudio tenían niveles normales de insulina, entre el 15% y el 18% tenían niveles de insulina que aumentaron gradualmente durante la adolescencia y alrededor del 3% tenían niveles de insulina relativamente altos. Este tercer grupo tenía una mayor probabilidad de desarrollar psicosis en la edad adulta en comparación con el grupo promedio.

   Los investigadores no encontraron que el grupo que tenía un IMC alto persistentemente durante la infancia y la adolescencia tuviera un riesgo significativamente mayor de depresión en la edad adulta y, en cambio, sugirieron que sus hallazgos significan que ciertos factores alrededor de la pubertad que podrían causar un aumento del IMC podrían importantes factores de riesgo de depresión en la edad adulta.

   Los investigadores no pudieron determinar en su estudio cuáles podrían ser esos factores, y se requerirán investigaciones futuras para encontrarlos. Estos factores pueden ser objetivos importantes para reducir el riesgo de depresión en la edad adulta.

   "Estos hallazgos son un recordatorio importante de que a todos los jóvenes que presentan problemas de salud mental se les debe ofrecer una evaluación completa e integral de su salud física junto con su salud mental --señala Perry--. Intervenir temprano es la mejor manera de reducir la brecha de mortalidad que enfrentan las personas con trastornos mentales como depresión y psicosis.

   "El siguiente paso será averiguar exactamente por qué los niveles altos de insulina en la infancia aumentan el riesgo de psicosis en la edad adulta y por qué los aumentos del IMC alrededor de la pubertad aumentan el riesgo de depresión en la edad adulta. Hacerlo podría allanar el camino mejores medidas preventivas y la posibilidad de nuevos objetivos de tratamiento ".