Publicado 20/06/2020 7:59:39 +02:00CET

El nistagmo ocular o cuando tiemblan los ojos: causas y tratamiento

Hombre se frota los ojos mientras conduce.
Hombre se frota los ojos mientras conduce. - DJELICS/GETTY - Archivo

   MADRID, 20 Jun. (EDIZIONES) -

   El nistagmo es una afección en la que los ojos se mueven de forma rápida e incontrolada. El movimiento puede variar entre lento y rápido y generalmente ocurre en ambos ojos. Puede afectar a la visión, al equilibrio y a la coordinación, según mantiene la Academia Americana de Oftalmología (AAO en inglés).

   "Se trata de una oscilación involuntaria y repetitiva de los movimientos oculares (similar a un temblor) en alguna o en todas las posiciones de la mirada de uno, o de ambos ojos. El paciente es incapaz de mantener los ojos fijos sin que haya movimiento constante de esto", explica por su parte en una entrevista con Infosalus el doctor Gonzalo Bernabeu Arias, jefe de Servicio de Oftalmología de HM Vallés y HM Montepríncipe (Madrid).

   Sobre sus causas, desde la AAO se indica que el cerebro controla el movimiento de los ojos. "Los ojos se mueven automáticamente para ajustarse a los movimientos leves de la cabeza. Esto estabiliza la imagen que se está mirando para poder verla más nítida. En las personas con nistagmo, las áreas del cerebro que controlan los movimientos de los ojos no funcionan correctamente", mantiene.

   En este sentido, el doctor Bernabeu Arias concreta que se produce por una alteración en los mecanismos que influyen en mantener la mirada fija en un punto con los dos ojos abiertos.

   A su vez, el también profesor de Oftalmología en la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo señala que pueden influir patologías del equilibrio en el oído; en el cerebelo, la parte de nuestro encéfalo que se encarga también de dicho equilibrio; o bien por alteraciones de los músculos que controlan los movimientos de los ojos similares a las riendas de un caballo; o por alteraciones neurológicas en la parte del cerebro y de las vías nerviosas que controlan los movimientos oculares.

   En concreto, la Academia Americana de Oftalmología cita que fundamentalmente hay dos tipos de Nistagmo:

.- Nistagmo congénito. Aparece al nacer o surge en los bebés, generalmente, entre las 6 semanas y los 3 meses de edad. Los niños que tienen esta afección suelen tenerla en ambos ojos, que se mueven de lado a lado. Por lo general, los médicos no saben cuál es la causa de la afección del niño. Algunas veces, se hereda de los padres. Normalmente, los niños con nistagmo no ven los objetos como si temblaran, pero sí pueden tener visión borrosa.

.- Nistagmo adquirido. Esta afección comienza en una etapa posterior de la vida. Tiene diversas causas, entre ellas, afecciones médicas graves, o consumo de drogas y de alcohol. A diferencia de los niños con nistagmo congénito, los adultos que tienen nistagmo, a menudo, dicen ver los objetos del entorno como temblorosos.

¿CÓMO PODEMOS SOSPECHAR DE ÉL?

   En cuanto a los síntomas que pueden hacernos sospechar de que padecemos de un problema de nistagmo ocular, el jefe de Servicio de Oftalmología de HM Vallés y HM Montepríncipe (Madrid) sostiene que en algunos casos pueden surgir mala agudeza visual o visión doble; aunque dice que normalmente con la observación directa de los ojos, se aprecia esta alteración de los movimientos oculares.

   Igualmente, la AAO agrega que otros síntomas que deben hacernos sospechar de nistagmo son: "El principal síntoma del nistagmo es un movimiento rápido de los ojos que no se puede controlar. Por lo general, el movimiento es de lado a lado. También puede ser hacia arriba y hacia abajo, o de forma circular. El movimiento puede variar entre lento y rápido, y, generalmente, ocurre en ambos ojos".

   Además del movimiento rápido de los ojos la sociedad científica mantiene que otros síntomas del nistagmo incluyen: Sensibilidad a la luz, mareos, dificultad para ver en la oscuridad, problemas de visión, mantener la cabeza en una posición inclinada o doblada, o por ejemplo sensación de que el mundo tiembla.

   En cuanto a si se puede prevenir, el doctor Bernabeu remarca que el congénito no, se nace con él, mientras que en el adquirido sí, si se cuidan los factores de riesgo cardiovascular, así como las adicciones a sustancias tóxicas.

   Sobre su diagnóstico, el oftalmólogo de HM Hospitales subraya que éste debe hacerse en una consulta especializada de neuro-oftalmología u estrabismo, siendo el principal tratamiento la vía quirúrgica, y actuando sobre los músculos oculares. "Se pueden hacer técnicas de terapia visual para ayudar a disminuir su intensidad y mejorar la agudeza visual en niños", sentencia el profesor de Oftalmología en la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo.

   La AAO agrega en este punto que el diagnóstico lo realizará un oftalmólogo, quien examinará el interior de los ojos del paciente, así como diferentes pruebas de visión, al tiempo que verificará si existen otros problemas oculares que pueden estar relacionados con el nistagmo (estrabismo, cataratas, o un problema con el nervio óptico o la retina de los ojos).

   "Una manera de comprobar el nistagmo es hacer girar a una persona durante aproximadamente 30 segundos, detenerla y hacer que intente mirar fijamente un objeto. Si tiene nistagmo, primero, los ojos se moverán lentamente en una dirección y luego se moverán rápidamente en la dirección opuesta", sentencia la Academia Americana de Oftalmología.

Contador