Los niños con obesidad presentan mayor rigidez arterial al final de la adolescencia

Publicado 28/05/2019 18:05:20CET
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / 7ACTIVESTUDIO - Archivo

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Los niños y adolescentes con obesidad a largo plazo tienen mayor rigidez arterial al final de la adolescencia, según demuestra un estudio de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) realizado en más de 3.000 niños seguidos entre los 9 y los 17 años de edad.

Su investigación, publicada en la revista 'The Lancet Child & Adolescent Health', utilizó la DEXA (absorción de rayos X de energía dual) como método para la medición de cuerpo entero con rayos X débiles. Las exploraciones DEXA producen cifras claras sobre las proporciones de grasa, músculo y hueso en el cuerpo.

Los científicos investigaron si los vasos sanguíneos también se vieron afectados por otros factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, como presión arterial alta, niveles elevados de lípidos (grasa) en sangre y azúcar en sangre alta. Estos factores se asociaron hasta cierto punto con un aumento de la rigidez arterial a los 17 años, pero principalmente para aquellos que tenían obesidad.

"Hemos podido demostrar que la masa grasa como tal es lo que está más fuertemente asociado con la rigidez arterial, pero que la salud metabólica inferior aumenta este efecto", explica la autora principal del trabajo, Frida Dangardt.

La rigidez en las arterias, que se mide midiendo la velocidad de la onda de pulso, es un signo claro de aterosclerosis. En los adultos, implica un riesgo elevado de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte por enfermedad cardiovascular.

Sin embargo, el estudio demostró que es posible influir en la rigidez arterial. Los niños y adolescentes que normalizaron su masa grasa también lograron una resistencia arterial normal, un resultado clave para futuras investigaciones sobre programas de pérdida de peso.

"El hecho de que podamos ver, ya en la adolescencia, que una disminución de la masa grasa provoca una normalización de la rigidez arterial es positivo, ya que demuestra que podemos hacer algo al respecto", concluye la investigadora.