Níger.- Los centros de salud estatales de Níger no están preparados para la afluencia de niños malnutridos

Actualizado 24/03/2010 15:49:38 CET

NIAMEY/ZINDER, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de los centros públicos de salud de Níger no están preparados para la prevista afluencia de niños malnutridos debido a que las malas cosechas de este año harán que aumente el número de estos pacientes y a la falta de personal sanitario, según el Ministerio de Sanidad nigeriano.

El Gobierno nigeriano estima que al menos de 200.000 niños requerirán tratamiento para luchar contra una severa malnutrición que seguirá a las malas cosechas de este año, que han puesto en riesgo inmediato de hambruna a unos dos millones de personas, según recoge la agencia de noticias humanitarias de la ONU, IRIN.

El subdirector de Nutrición del Ministerio de Sanidad, Aboubacar Mahamadou declaró a IRIN que "la integración física de los tratamientos contra malnutrición (en los centros públicos sanitarios) se ha producido a varios niveles" desde 2008. Pero la realidad es que "pocos centros pueden realmente proporcionar asistencia, en cuanto a calidad y cantidad", añadió.

Más de la mitad de la población, unos 7,8 millones de personas, han acabado con todas sus reservas de alimentos de la reciente cosecha y queda todavía medio año hasta la siguiente recolección, según las informaciones del Gobierno.

Después de la última crisis agraria en el país a finales de 2004, la asistencia sanitaria de las organizaciones no gubernamentales ayudó a que los niños no muriesen de hambre. Como consecuencia, el Gobierno desarrolló en 2006 planes para asumir la asistencia sanitaria pero la falta de trabajadores cualificados, de medicinas y de alimentos terapéuticos ha paralizado estos planes.

En 2008, había 7.316 trabajadores sanitarios para unos 14 millones de personas y casi todos se encuentran en ciudades, el cuarenta por ciento de ellos en la capital, Niamey y en la ciudad de Zinder, mientras que sólo 885 viven en zonas rurales, según los datos gubernamentales. "Es un verdadero obstáculo", explicó el responsable de la Sanidad pública en la región de Zinder, Amadou Haroun, a IRIN.

Los centros de salud que cuentan con el respaldo de ONG para luchar contra la malnutrición, tratan a pocos o a ningún niño malnutridos, según el director de la oficina de Médicos Sin Fronteras en Zinder, Kalil Hamadoun Touré. "Si estos centros hubieran tenido más respaldo de los socios (para la atención de la malnutrición), se podría evitar lo peor", añadió.

A pesar de que el 90 por ciento de los centros de salud de la región de Zinder han sido entrenados en la atención médica de la malnutrición y tienen "capacidad", la mitad de los 637 centros de salud de la región sólo tienen "un trabajador sanitario que haga todo". Y "se necesita realmente un mínimo de dos trabajadores", denunció.

El trabajador tiene que "pesar, medir, diagnosticar, tratar y educar", además de pasar "mucho más tiempo con cada paciente", que con otras enfermedades y "atender al número de pacientes habitual por consultas prenatales o las vacunaciones", explicó Harouna.

Desde que comenzó el año hasta el 19 de marzo al menos 55 niños murieron por malnutrición, de los 45.525 niños menores de cinco años tratados por malnutrición, según la junta militar que tomó el poder recientemente.

La junta militar, que dio un golpe de Estado el pasado 18 de febrero y tiene el poder actualmente, ha solicitado una ayuda internacional de 35 millones de dólares (26 millones de euros) para financiar la prevención y el tratamiento de la malnutrición en Níger. Por otro lado, Naciones Unidas ha estimado que hasta marzo, el coste de las actividades humanitarias en respuesta a la crisis alimentaria en Níger ha sido de 158,6 millones dólares (118 millones de euros).