Actualizado 14/11/2011 13:54 CET

Los neurólogos denuncian "carencias" en diagnóstico y tratamiento de las enfermedades neuromusculares y la distonía

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neurología (SEN) asegura que los esfuerzos en investigación de las enfermedades neuromosculares y la distonía son "muy reducidos", lo que está ocasionando "carencias" en su diagnóstico y tratamiento en España, donde afectan a cerca de 50.000 y 20.000 personas respectivamente.

Así lo ha anunciado con motivo del Día Europeo de la Distonía y el Día Nacional de las Enfermedades Neuromusculares, que se celebra mañana, recordando que en ambos casos están encuadradas dentro del grupo de enfermedades raras.

En lo que respecta a las enfermedades neuromusculares, que engloba a más de 150 enfermedades neurológicas crónicas (como la distrofia miotónica de Steinert o la distrofia muscular de Duchenne, entre otras), y la principal característica de todas ellas es una interrupción de la comunicación entre el sistema nervioso y los músculos esqueléticos, produciendo una debilidad muscular progresiva o intermitente.

"Aunque se consideren enfermedades raras, hay que tener en cuenta que, en su conjunto, es uno de los grupos de enfermedades más frecuentes de la patología neurológica", asegura el doctor Antonio Guerrero, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Neuromusculares de la SEN.

No obstante, señala, su naturaleza "crónica, progresiva y generalmente incurable", hace que los pacientes vean disminuida, cada vez más, su capacidad funcional y su autonomía personal, de ahí que sea "muy importante la detección precoz de estas enfermedades".

"A pesar de que se ha avanzado mucho en el conocimiento de la genética de muchas enfermedades neuromusculares, queda aún mucho por hacer a la hora de encontrar una cura para estas enfermedades", asevera Guerrero.

En el caso de la distonía, nombre genérico de un conjunto de enfermedades neurológicas que producen contracciones sostenidas de los músculos de una o varias partes del cuerpo, ocasionando movimientos y posturas anormales, la SEN asegura que aproximadamente la mitad de estos casos serían de origen genético.

Sin embargo, actualmente no existe un tratamiento comúnmente efectivo para todos los trastornos de distonía, pero sí distintas terapias que, de forma individualizada, consiguen detener o reducir los espasmos musculares y los dolores que pueden ir asociados.