Actualizado 01/12/2010 14:59:46 +00:00 CET

Los neumólogos piden que la nueva ley antitabaco incida en los fumadores pasivos, los jóvenes y los tratamientos

Un hombre fumando
Reuters

Se muestran preocupados ante la "ambigüedad" de la ley respecto a la financiación de las terapias para abandonar el hábito

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y su Foro Autonómico de Tabaquismo han subrayado que, para la redacción de la nueva ley antitabaco, debe ser "prioritario" proteger la salud de los no fumadores, evitar que los jóvenes se inicien en el hábito y ayudar a los fumadores a dejar de fumar de manera definitiva.

Para los neumólogos, la nueva normativa, que se debate este miércoles en el Senado, es "insuficiente" en cuanto a la prohibición del tabaco en los lugares donde hay niños, "pues el humo ambiental del tabaco también es causa de muerte y enfermedad para los mayores", apunta el coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR, el doctor Carlos Jiménez.

En este sentido, para garantizar la prevención de las enfermedades respiratorias causadas por el tabaco, SEPAR considera "imprescindible" que todos los espacios públicos cerrados sean libres de humo, "independientemente las actividades que en ellos se realicen".

Por otra parte, los profesionales de la salud respiratoria valoran de un modo "muy positivo" la propuesta que recoge la ley que considera el humo del tabaco como un "cancerígeno laboral".

Sin embargo, se muestran preocupados ante otros aspectos sanitarios que la ley trata de forma "más ambigua", como la asistencia sanitaria pública para ayudar a los fumadores a dejar de fumar y la concreción de los recursos destinados a ellos.

"Consideramos que la financiación de los tratamientos que han demostrado ser eficaces para ayudar a los fumadores a dejar de serlo, deben ser financiados del mismo modo que se financian los tratamientos de cualquier otra enfermedad crónica", afirma el doctor Jiménez.

APOYO A LA SUBIDA DE IMPUESTOS SOBRE EL TABACO

A este respecto, desde SEPAR valoran de forma positiva la enmienda en la que se propone incrementar el tipo impositivo del impuesto sobre el tabaco, y que las cantidades obtenidas por el incremento del mismo sean destinadas a la financiación de planes de prevención y tratamiento del tabaquismo.

Con una medida de este tipo, aseguran, se cumplirían dos importantes objetivos: dificultar el acceso de los jóvenes al consumo habitual de tabaco y facilitar la asistencia sanitaria a los fumadores.

Sobre las enmiendas en las que se propone la ampliación de los espacios donde se pueda consumir tabaco en la hostelería, los neumólogos opinan que "no son adecuadas" mientras que, conseguir bares, restaurantes y locales de ocio completamente libres de humo de tabaco "es una de las medidas legislativas que más y mejor impacto tiene en la salud pública de un país", señala Jiménez.