Navarra.-Alberto Lafuente, médico de la CUN, coordinador de la asistencia médica del contingente español en Haití

Actualizado 14/01/2010 15:11:05 CET

PAMPLONA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Alberto Lafuente Jiménez, anestesista de la Clínica Universidad de Navarra, partió ayer noche rumbo a Haití para coordinar la asistencia médica del contingente de ayuda humanitaria que envió España al país caribeño. Junto a él viajaba también como voluntario médico Carlos Pastor Idoate, cirujano del mismo centro hospitalario.

Alberto Lafuente, pamplonés de 37 años, casado y sin hijos, acude como miembro voluntario de DYA y de la Clínica a participar en las labores de ayuda para paliar el desastre de más de 100.000 muertos que provocó ayer el terremoto de 7,3 grados en la escala Richter en la región de la capital haitiana de Puerto Príncipe.

El anestesista salió ayer por la noche desde el aeropuerto de Torrejón de Ardoz en uno de los tres aviones militares que despegaron de España hacia Haití en un primer envío de ayuda urgente. Alberto Lafuente respondía así a la llamada telefónica que recibió ayer por la tarde del jefe de la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, quien requirió su participación como coordinador de medio centenar de personas que colaborarán en las primeras labores de asistencia médica.

Esta es la quinta catástrofe internacional en la que presta su ayuda como voluntario el doctor Lafuente. Las anteriores fueron el desastre bélico de Afganistán, así como los causados por los terremotos de Pakistán (octubre de 2005), y los dos de Indonesia (junio de 2006 y septiembre de 2009).

El especialista pamplonés calcula que tendrá que ocuparse de la coordinación de medio centenar de sanitarios, entre médicos, personal de enfermería, auxiliares y socorristas.

Minutos antes de salir, Lafuente quiso agradecer "el gran esfuerzo invertido" por la Clínica Universidad de Navarra al contribuir con el mantenimiento económico de los dos facultativos durante su estancia en Haíti, así como con la mayor presión asistencial que deberán asumir desinteresadamente sus compañeros de especialidad, según informó la CUN en un comunicado.

Lafuente apuntó que "probablemente" esta sea la peor catástrofe a la que se enfrente, aunque en Pakistán se contabilizaron ya 85.000 víctimas. "Sin embargo, las dimensiones de una catástrofe no se estiman únicamente por el número de víctimas. Hay que evaluar también el conjunto de daños que quedan por detrás. Pero es posible que el terremoto de Haití sea la mayor catástrofe en la que haya participado", dijo.

Además, el médico afirmó que se encontrará "una situación desoladora" y señaló que "al llegar tendremos que hacer una primera valoración de los daños para después ir afrontando los déficits que se presentan".

Según explicó, "las primeras asistencias médicas van a consistir en atender numerosas fracturas, heridas, quemaduras y síntomas de asfixia, principalmente". "También tendremos que asumir labores médicas de atención primaria como es el tratamiento enfermedades básicas tipo hipertensión o bronquitis que, al margen de la catástrofe, van a seguir ahí", dijo.