Nanopartículas para tratar las mordeduras de serpiente

serpiente
STEVE JURVETSON/CREATIVE COMMONS - Archivo
Publicado 09/10/2018 7:27:32CET

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las mordeduras de serpientes venenosas afectan a 2,5 millones de personas y anualmente causan más de 100.000 muertes y dejan a 400.000 personas con traumas físicos y psicológicos permanentes cada año. Científicos informan en 'PLOS Neglected Tropical Diseases' sobre un nuevo enfoque para tratar las mordeduras de serpientes, utilizando nanopartículas para que se unan a las toxinas del veneno y prevengan la propagación del veneno a través del cuerpo.

El tratamiento estándar para las mordeduras de serpiente es la administración intravenosa de moléculas inmunitarias IgG que reconocen los venenos. Sin embargo, estas terapias antivenenosas deben ser administradas rápidamente, y por personal sanitario capacitado, para ser efectivas y altamente específicas para venenos particulares. Existe una necesidad continua de un tratamiento de mordedura de serpiente que se puede utilizar en un entorno rural y funciona contra las picaduras de diversas serpientes venenosas.

En el nuevo trabajo, Kenneth Shea, de la Universidad de California, Irvine, Estados Unidos, y sus colegas diseñaron nanopartículas que se unen y secuestran una serie de fosfolipasas A2 (PLA2) y toxinas de tres dedos (3FTX) encontradas en los venenos de serpientes 'Elapidae'. La familia 'Elapidae' es una gran familia de serpientes venenosas que incluye cobras, kraits, serpientes tigre, serpientes de mar, serpientes de coral y mambas, entre otras especies.

Los investigadores probaron la capacidad de las nanopartículas para bloquear el veneno de 'Naja nigricollis' en ratones que recibieron dosis variables de las nanopartículas inyectadas en la piel. Los envenenamientos de esta serpiente en el África subsahariana causan una grave necrosis cutánea que puede dejar un daño permanente en los tejidos de las víctimas.

En experimentos con células aisladas, se encontró que las nanopartículas secuestran una amplia gama de venenos de Elapidae PLA y 3FTX. Además, con el colaborador José María Gutiérrez, del Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica, los experimentos con ratones demostraron que las inyecciones de las nanopartículas en el sitio de inyección del veneno mitigaron significativamente los efectos necróticos típicos --incluidas las ampollas y las úlceras-- del veneno de la cobra. Las nanopartículas administradas a ratones que no habían recibido veneno no tuvieron un efecto en la piel y no indujeron toxicidad sistémica.

"Las nanopartículas estables y de bajo costo tienen el potencial de ser administradas por vía subcutánea inmediatamente después de la mordedura en el sitio de envenenamiento por la saliva de esta cobra para detener o reducir la extensión del daño local y mitigar la distribución sistémica de toxinas después del envenenamiento", dicen los investigadores.