Los murciélagos, aves acuáticas y cerdos pueden ser responsables de las próximas gripes

Murciélago
KIRSTEN GILARDI, UC DAVIS - Archivo
Publicado 27/09/2018 17:18:43CET

   MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El investigador del St. Jude Children's Research Hospital de Estados Unidos, Robert G. Webster, ha avisado de que existe una "gran reserva" genética de virus de gripe en aves acuáticas, cerdos y murciélagos, que serán el origen de los próximos brotes de la enfermedad.

   El experto se ha pronunciado así en un simposio internacional organizado por la Fundación Ramón Areces y la Universidad CEU San Pablo con motivo del primer centenario de la pandemia de la gripe española. En este contexto, Webster ha explicado que el mayor desafío para controlar los virus de gripe consiste en predecir qué virus tienen la capacidad de saltar la barrera entre especies, así como conocer qué combinaciones y determinantes de virulencia pueden convertir al virus en un agente letal en humanos.

   Por otra parte, durante el encuentro, diversos científicos han explicado cómo ya se han caracterizado molecularmente las diferentes etapas de replicación viral, los mecanismos celulares alterados durante la replicación, así como numerosos aspectos asociados con la infección del virus. Además, han recordado cómo ya en este siglo XXI se han incorporado otras técnicas de análisis a gran escala para el estudio de la expresión genética durante la infección.

   En este sentido, el director del Global Health and Emerging Pathogens Institute del Icahn School of Medicine en el Hospital Mount Sinaí de Nueva York (Estados Unidos), Adolfo García-Sastre, ha mostrado una técnica de marcaje de la proteína NS1 del virus de la gripe con un 'código de barras' genético para poder estudiar la evolución y adaptación de un virus con una NS1 determinada en distintas especies animales.

   Del mismo modo, el doctor de las universidades de Tokio y Wisconsin, Yoshihiro Kawaoka, ha comentado nuevas estrategias para afrontar el estudio de la patogenicidad del virus y cómo poder controlarlo en caso de nuevas pandemias; mientras que el profesor de la Universidad de Ginebra, Mirco Schmolke, ha informado de que existen cambios en la microbiota intestinal durante la infección por el virus de la gripe, desconociéndose aún las consecuencias de ellos y su relevancia para combatir esta enfermedad.

   Al mismo tiempo, la doctora del Imperial College de Londres, Wendy Barclay, ha insistido en que existe una diferencia sustancial entre la maquinaria de replicación de los virus de la gripe en el núcleo de las células aviares y las humanas.

   Esta característica es, según ha aseverado, un factor importante que previene la aparición de pandemias de gripe ya que supone una barrera que el virus tiene que sortear para adaptarse de una especie a otra. "Los virus de la gripe aviar presentan una capacidad pobre para replicarse en el huésped humano. Para adaptarse, el virus necesita mutar", ha argumentado.

   A juicio de los investigadores reunidos en este simposio, ese hecho salva de que se repitan pandemias como la vivida en 1918, que provocó entre 50 y 100 millones de muertes, lastrando a entre el tres por ciento y el cinco por ciento de la población mundial. Aún en la actualidad, las epidemias de gripe provocan cada año entre 290.000 y 650.000 muertes asociadas a enfermedades respiratorias y, en el caso de España, en 2017 murieron cerca de 1000 personas como consecuencia de complicaciones asociadas a la gripe.

LA EXPOSICIÓN INICIAL AL VIRUS CONDICIONA EL TIPO DE RESPUESTA

   Debido a que el virus está sujeto a cambios antigénicos permanentes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emite dos veces al año recomendaciones para la composición de la vacuna con el fin de hacerla más efectiva y poder combatir los virus circulantes.

   Al respecto, el director del Centro Nacional de la Gripe en Valladolid, Raúl Ortiz de Lejarazu, ha mostrado evidencias de cómo la exposición inicial a un virus de la gripe condiciona el tipo de respuesta frente a infecciones posteriores con otros virus de la gripe. Un concepto denominado 'pecado original antigénico' y que condiciona la efectividad de las vacunas frente al virus de la gripe o frente a infecciones producidas por el virus a lo largo de nuestra vida.

   Además, la investigadora del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) y del Centro de Investigación Biomédica (CIBER), Amelia Nieto, ha mostrado una contribución prominente de la polimerasa viral en la patogenicidad de algunos virus de la gripe. En concreto, la producción de virus con genomas defectuosos está relacionada con una menor patogenicidad viral.

   En concreto, Nieto ha mostrado cómo algunas cepas aisladas de pacientes completamente sanos que murieron de la gripe presentan una menor capacidad de producir virus defectuosos. Alguna de estas cepas es capaz de infectar el corazón y causar una muerte súbita en animales infectados con la misma, ha señalado.

   Por su parte, la doctora del Departamento de Patología de la Universidad de Cambridge, Aartjan te Velthuis, ha comentado cómo algunos virus altamente patogénicos como el de la Gripe Española o la gripe aviar H5N1, que caracterizan por causar la muerte a través de la hiperestimulación del sistema inmune, son capaces de producir una mayor cantidad de genomas virales defectuosos y cortos que estimulan de una manera muy potente el sistema inmune del paciente.

   Finalmente, la directora del One Health Center of Excellence de la Universidad de Florida, Ilaria Capua, ha llamado la atención sobre la difusión de noticias falsas relacionadas con el mundo científico y cómo esto puede dañar también a quienes investigan en enfermedades como la gripe o que trabajan en las campañas de vacunación frente al virus. "Defender la credibilidad de la comunidad investigadora de la gripe en respuesta a esos ataques debería convertirse en una de nuestras prioridades más urgentes", ha zanjado.

Contador