Actualizado 31/01/2011 17:08 CET

La Comunidad realiza más de 700 inspecciones durante el primer mes de aplicación de la ley frente al tabaco

Bar, camarero, restaurante
EP

MURCIA, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los inspectores de la Consejería de Sanidad y Consumo han realizado un total de 716 inspecciones en la Región durante el primer mes de aplicación de la Ley 28/2005 de 26 diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, tras su modificación.

Las inspecciones, según el director general de Salud Pública, Francisco García, se han desarrollado en grandes establecimientos como hoteles, restaurantes, salones de celebraciones y hospitales, entre otros.

Al respecto, ha subrayado que los murcianos "se han adaptado muy bien y prueba de ello es el alto grado de cumplimiento de la ley frente al tabaco que hay en nuestra Comunidad".

En concreto, la Consejería ha recibido desde el pasado 2 de enero un total de 49 denuncias, de las que 22 son de distintas asociaciones de consumidores, 22 de particulares y cinco de Guardia Civil y Policía Local; la mayoría porque todavía se fuma dentro de algunos establecimientos.

"Son muchas las consultas telefónicas que nos llegan a diario relacionadas con el nuevo texto, gran parte de ellas sobre la interpretación de la ley en aspectos relativos a los paramentos o la cartelería, entre otros", ha indicado.

A través del enlace 'http://www.murciasalud.es/pagina.php?id=198917&idsec=1233' pueden consultarse las preguntas más frecuentes sobre la ley.

Hasta el momento, la Consejería ha abierto expedientes informativos como paso previo a los procedimientos sancionadores, por lo que el director general aseguró que "se están investigando las 49 denuncias recibidas".

La finalidad, según García, "no es otra que proteger a los no fumadores del humo ambiental del tabaco y a los trabajadores del sector de la hostelería, la restauración y a los menores".

El tabaco es la primera causa evitable de enfermedad, invalidez y muerte prematura en España, y por este motivo el Plan de Salud 2010-2015 contempla reducir el porcentaje de personas expuestas al humo del tabaco ambiental e incrementar la tasa de abandono del tabaco por encima del 30 por ciento.

Por último, el director general concluyó que esta ley es un "gran paso" para proteger a los ciudadanos del tabaco, aunque recordó que "desde el principio el Ejecutivo regional apostó por una ley más restrictiva".