Publicado 30/06/2022 07:49

Las mujeres tienen más cambios cerebrales después de la menopausia

Archivo - Mujer entrando en la menopausia.
Archivo - Mujer entrando en la menopausia. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YACOBCHUK - Archivo

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres que han pasado por la menopausia pueden tener más de un biomarcador cerebral llamado hiperintensidades de materia blanca que las mujeres premenopáusicas o los hombres de la misma edad, según un nuevo estudio publicado en la edición online de 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

Las hiperintensidades de la sustancia blanca son pequeñas lesiones visibles en los escáneres cerebrales que se vuelven más comunes con la edad o con la hipertensión arterial no controlada. Estos biomarcadores cerebrales se han relacionado en algunos estudios con un mayor riesgo de sufrir un ictus, la enfermedad de Alzheimer y el deterioro cognitivo.

"Las hiperintensidades de la sustancia blanca aumentan a medida que el cerebro envejece, y aunque tenerlas no significa que una persona vaya a desarrollar demencia o a sufrir un ictus, unas cantidades mayores pueden aumentar el riesgo de una persona", explica la autora del estudio, la doctora Monique M. B. Breteler, del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE), en Alemania, y miembro de la Academia Americana de Neurología.

"Nuestro estudio examinó qué papel puede tener la menopausia en las cantidades de estos biomarcadores cerebrales --continúa--. Nuestros resultados implican que las hiperintensidades de la sustancia blanca evolucionan de forma diferente en hombres y mujeres, y que la menopausia o los factores que determinan cuándo comienza la menopausia, como las variaciones en el proceso de envejecimiento, son factores definitorios".

En el estudio participaron 3.410 personas con una edad media de 54 años. De ellas, el 58% eran mujeres, y de las mujeres, el 59% eran posmenopáusicas. Además, el 35% de todos los participantes tenía la presión arterial alta y, de ellos, la mitad tenía la presión arterial alta no controlada.

Todos los participantes se sometieron a escáneres cerebrales por resonancia magnética. Los investigadores examinaron los escaneos y calcularon la cantidad de hiperintensidades de materia blanca de cada participante. El volumen total medio de estos biomarcadores cerebrales era de 0,5 mililitros (ml). El volumen total medio del cerebro fue de 1.180 ml para los hombres y de 1.053 ml para las mujeres. El volumen total medio de la sustancia blanca, la zona del cerebro donde se encuentran las hiperintensidades de la sustancia blanca, fue de 490 ml para los hombres y de 430 ml para las mujeres.

Tras ajustar la edad y los factores de riesgo vascular, como la hipertensión y la diabetes, los investigadores descubrieron que las mujeres posmenopáusicas tenían más de estos biomarcadores cerebrales en comparación con los hombres de edad similar.

En las personas de 45 años o más, las mujeres posmenopáusicas tenían un volumen total medio de hiperintensidades de la sustancia blanca de 0,94 ml, en comparación con los 0,72 ml de los hombres. Los investigadores también descubrieron que el aumento de los biomarcadores cerebrales se aceleraba con la edad y a un ritmo más rápido en las mujeres que en los hombres.

Las mujeres premenopáusicas y los hombres de edad similar no presentaban diferencias en la cantidad media de hiperintensidades de la sustancia blanca.

Los investigadores también descubrieron que las mujeres posmenopáusicas tenían más hiperintensidades de materia blanca que las mujeres premenopáusicas de edad similar. En un grupo de participantes de entre 45 y 59 años, las mujeres posmenopáusicas tenían un volumen total medio de hiperintensidades de la sustancia blanca de 0,51 ml, en comparación con los 0,33 ml de las mujeres premenopáusicas.

No hubo diferencias entre las mujeres posmenopáusicas y las premenopáusicas que utilizaban terapia hormonal. Breteler dijo que este hallazgo sugiere que la terapia hormonal después de la menopausia puede no tener un efecto protector en el cerebro.

Sin relación con el estado de la menopausia, las mujeres con hipertensión arterial no controlada tenían mayores cantidades de este biomarcador cerebral en comparación con los hombres.

"Se sabe que la hipertensión arterial, que afecta a los pequeños vasos sanguíneos del cerebro, puede provocar un aumento de las hiperintensidades de la sustancia blanca --explica Breteler--. Los resultados de nuestro estudio no sólo demuestran que es necesario investigar más cómo la menopausia puede estar relacionada con la salud vascular del cerebro".

"También demuestran la necesidad de tener en cuenta las diferentes trayectorias de salud de hombres y mujeres, así como el estado de la menopausia -añade--. Nuestra investigación subraya la importancia de la medicina específica para cada sexo y de una terapia más atenta para las mujeres mayores, especialmente las que tienen factores de riesgo vascular".