Publicado 09/10/2020 16:26CET

Las mujeres han tenido más dificultades que los hombres para hacer su labor investigadora en el confinamiento

Investigadora en un laboraotorio.
Investigadora en un laboraotorio. - CLÍNICA MARGEN - Archivo

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres han tenido más dificultades que los hombres para hacer su labor investigadora en el confinamiento por el coronavirus, así como una ligera menor producción científica, lo que en el medio y largo plazo puede incidir negativamente en su carrera profesional, según los resultados de un cuestionario llevado a cabo por la Unidad Mujeres y Ciencia del Ministerio de Ciencia e Innovación.

De hecho, los datos obtenidos en esta encuesta, en la que ha participado personal de los Organismos Públicos de Investigación, constatan la brecha de cuidados, que ya existía para las investigadoras y que se acentuó en ese periodo, y muestran el impacto en la actividad y producción científica.

En concreto, el sondeo se hizo durante los días 2 al 17 de julio de manera online y en él participaron un total de 1.563 personas, de manera anónima y voluntaria. Se han podido desagregar 1.556 respuestas, de las que un 42 por ciento eran de hombres y un 58 por ciento mujeres. Entre los participantes hay personal investigador predoctoral, postdoctoral, personal técnico, personal científico titular, personal investigador científico y profesorado de investigación.

Aunque, en sus respuestas, el personal investigador apunta a que la brecha de género en tareas domésticas y de cuidado ya se daba antes del confinamiento, los resultados confirman que la brecha se ha acentuado durante el confinamiento, con más mujeres asumiendo las tareas domésticas y de cuidado en exclusiva.

Así, casi el 50 por ciento de las mujeres, frente al 20 por ciento de los hombres, se encargó en exclusiva de la limpieza del hogar, mientras que el 43,8 por ciento de las mujeres, frente al 18,3 por ciento de los hombres, asumió principalmente las tareas de cuidado de personas a cargo. El cuidado compartido ha sido sobre todo para ellos (70%) y menos para ellas (45,5%).

Asimismo, y al margen de los efectos en la salud física y psicológica, la brecha de género en los cuidados ha afectado a la producción científica. Algo más del 33 por ciento de mujeres, frente al 25 por ciento de hombres, considera que su productividad científica se ha visto afectada por las responsabilidades domésticas y de cuidado.

Por otra parte, el cuestionario muestra que un 30,8 por ciento del personal investigador no presentó ninguna publicación durante el confinamiento, del que un 27,9 por ciento son hombres y un 33,1%, mujeres. Del 69,2 por ciento que sí las ha presentado, un 43,6% de hombres presentó dos o más publicaciones, frente al 37,2% de mujeres.

Los datos muestran que la desigual conciliación durante el confinamiento se traduce en mayores dificultades para las mujeres a la hora de desarrollar su actividad investigadora y .

La Unidad de Mujeres y Ciencia continuará con la evaluación y seguimiento de la situación de las investigadoras, especialmente las más jóvenes, a través del Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación.

Contador