Las mujeres pierden su protección cardiaca a partir de los 50 años

Actualizado 03/11/2011 19:20:35 CET

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La enfermedad cardiovascular supone en España el 35 por ciento de los fallecimientos en las mujeres, frente al 28 por ciento en el caso de los hombres, una diferencia que puede estar causada por el hecho de que las mujeres tienen una "protección cardiaca" hasta los 45-50 años "probablemente relacionada con su actividad hormonal".

Así lo ha asegurado el coordinador del Grupo de Trabajo de Hipertensión Arterial de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), José Luis Llisterri, durante el Congreso Nacional que esta entidad está celebrando en Oviedo.

En dicho encuentro se están abordando las diferencias de género existentes en el riesgo cardiovascular, ya que cada año fallecen muchas más mujeres que hombres por patologías cardiacas, en torno a unas 65.000, pese a que "todavía existe una percepción de que estas enfermedades son eminentemente masculinas".

Aunque la aparición de estas dolencias se retrasa en el caso de las mujeres por la citada relación con la actividad hormonal, a partir de los 50 años se da un incremento progresivo de la mortalidad en las mujeres de tal manera que "en torno a los 60-65 años el aumento es mucho más sustancial en la mujer que en el varón".

Pero no sólo hay diferencias en cuanto al inicio, sino también en cuanto a los factores de riesgo. En las mujeres es mucho más predominante la diabetes tipo II, la obesidad, el sedentarismo y el síndrome metabólico, que son condiciones que conducen, evidentemente, a la enfermedad cardiovascular.

Además, explica Llisterri, hay diferencias en el grado de control de los factores de riesgo ya que, por ejemplo, el control de la presión arterial en Atención Primaria es peor en mujeres que en varones.

En cuanto a las enfermedades cardiacas que se dan con mayor frecuencia entre las mujeres destaca, sobre todo la patología cerebrovascular, es decir, los ictus; así como la cardiopatía isquémica, la insuficiencia cardiaca y las arritmias, como principales enfermedades cardiovasculares en la mujer.

En el congreso de SEMERGEN han destacado el papel del médico de primaria para hacer frente a esta situación, puesto que "es el principal protagonista de la detección precoz" de los factores de riesgo cardiovascular.

"Tiene que identificarlos, tratarlos correctamente y tener en cuenta que la mujer tiene, ya de por sí a partir de una determinada edad, una mayor cantidad de eventos cardiovasculares relacionados con el propio género femenino", ha concluido.