Publicado 23/06/2022 07:40

Las mujeres de la ciencia reciben menos crédito por sus contribuciones

Archivo - De izquierda a derecha, de arriba a abajo: Marie Curie, Gerty Cori, Ada Lovelace, Hedy Lamarr, Margarita Salas, Pilar Careaga Basabe, grabado de la corbeta María Pita de la expedición Balmis en la que participó Isabel Zendal y Elena García Armad
Archivo - De izquierda a derecha, de arriba a abajo: Marie Curie, Gerty Cori, Ada Lovelace, Hedy Lamarr, Margarita Salas, Pilar Careaga Basabe, grabado de la corbeta María Pita de la expedición Balmis en la que participó Isabel Zendal y Elena García Armad - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres en la ciencia tienen menos probabilidades que sus homólogos masculinos de recibir créditos de autoría por el trabajo que realizan, según un nuevo e innovador estudio publicado en la revista 'Nature'.

Los investigadores utilizaron por primera vez un amplio conjunto de datos administrativos de las universidades que revelaban exactamente quiénes participaban y cobraban en diversos proyectos de investigación.

Los datos se vincularon a la información sobre la autoría de las patentes y los artículos publicados en revistas científicas, para ver qué personas que trabajaron en proyectos individuales recibieron créditos en las patentes y las revistas y quiénes no.

"Existe una clara brecha entre el porcentaje de mujeres y hombres que aparecen como coautores en las publicaciones --afirma Julia Lane, coautora del estudio y profesora de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos)--. La brecha es fuerte, persistente e independiente del campo de investigación".

Pero encontraron otra brecha aún mayor y es que las mujeres no tienen la misma probabilidad que los hombres de figurar en patentes relacionadas con proyectos en los que ambos han trabajado; incluso controlando todos los factores, la diferencia era del 59%.

Los datos administrativos que fueron clave para este estudio procedían del conjunto de datos UMETRICS disponible a través del Instituto de Investigación sobre Innovación y Ciencia, que contenía información detallada sobre proyectos de investigación patrocinados para 52 colegios y universidades de 2013 a 2016.

Incluía información sobre 128.859 personas que trabajaban en 9.778 equipos de investigación, incluidos miembros del profesorado, estudiantes de posgrado, investigadores posdoctorales, personal de investigación y estudiantes de grado.

"Hace tiempo que sabemos que las mujeres publican y patentan a un ritmo inferior al de los hombres --apunta Lane, profesora de la NYU Wagner y del Centro de Ciencia y Progreso Urbano de la NYU--. Pero como los datos anteriores nunca mostraban quiénes participaban en la investigación, nadie sabía por qué. Había anécdotas, como la de Rosalind Franklin, a quien se le negó la autoría en un famoso artículo de 'Nature' de James Watson y Francis Crick a pesar de haber demostrado correctamente la estructura de doble hélice del ADN, pero no había pruebas".

Este estudio demostró que, en todos los niveles de puestos, las mujeres tenían menos probabilidades de obtener créditos que los hombres. La diferencia era especialmente evidente en las primeras etapas de sus carreras. Por ejemplo, sólo 15 de cada 100 estudiantes de posgrado fueron nombradas como autoras en un documento, en comparación con 21 de cada 100 estudiantes de posgrado.

Además, en todos los campos científicos, las mujeres tenían menos probabilidades de obtener créditos: desde aquellos en los que son mayoría (como la salud) hasta aquellos en los que son minoría (como la ingeniería).

Los resultados mostraron que las mujeres tenían incluso menos probabilidades de figurar como autoras en lo que los científicos consideran artículos de "alto impacto".

"Esto es coherente con la anécdota de Rosalind Franklin --lamenta Lane--. La brecha en la atribución tendrá claros efectos negativos en las perspectivas de carrera de las mujeres en la ciencia. Me temo que disuadirá a las jóvenes de seguir una carrera científica".

Una fuente de datos complementaria del estudio reforzó los resultados. Una encuesta realizada a más de 2.400 científicos reveló que las mujeres y otros grupos históricamente marginados suelen tener que esforzarse mucho más para que sus contribuciones científicas sean reconocidas.

Las personas que respondieron a la encuesta señalaron que "ser mujer significa que a menudo contribuyes de una forma u otra a la ciencia, pero a menos que grites o hagas un punto fuerte, nuestras contribuciones suelen ser subestimadas". Varios encuestados mencionaron que la falta de voz podía afectar de forma desproporcionada a las mujeres, las minorías y los científicos nacidos en el extranjero.

Los resultados de la encuesta mostraron que el 43% de las mujeres dijeron que habían sido excluidas de un artículo científico al que habían contribuido, en comparación con el 38% de los hombres. Las mujeres también son más propensas que los hombres a decir que otros subestiman sus contribuciones y que se enfrentan a la discriminación, los estereotipos y los prejuicios.

La nueva investigación, basada en los datos administrativos de UMETRICS y en los resultados de la encuesta, va más allá de proporcionar nuevos conocimientos sobre las causas de la brecha de género observada desde hace tiempo en la producción de investigación.

El documento muestra una nueva y rica infraestructura de datos que puede proporcionar información sobre la organización de la ciencia y podría informar sobre las políticas basadas en la evidencia para aumentar la diversidad en la ciencia.

La infraestructura desarrollada por el equipo de colaboradores permite obtener nuevos conocimientos sobre la organización de la ciencia al captar las contribuciones de quienes a menudo pasan desapercibidos, especialmente los investigadores más jóvenes.

El trabajo se inscribe en la tradición científica del estudio del sesgo de supervivencia, que se hizo famoso cuando un estadístico se dio cuenta de que los analistas militares debían utilizar los datos que no se veían --los aviones que no regresaban del combate-- en lugar de los que sí lo hacían, para comprender plenamente por qué se estrellaban los aviones.

Lane y sus colegas han demostrado cómo los nuevos datos sobre colaboradores hasta ahora no vistos pueden utilizarse para identificar a los científicos que no son visibles en los trabajos publicados para documentar las diferencias sistemáticas de atribución.

Contador