La muerte de una mujer en un vuelo sin desfibrilador a bordo reabre el debate

Ryanair
EUROPA PRESS
Actualizado 18/06/2015 13:56:16 CET

   En España no es obligatorio llevar en los aviones comerciales desfibriliadores

   MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El fallecimiento de una mujer británica de 47 años de forma repentina en pleno vuelo de Ryanair con destino a Lanzarote a causa de una afección cardiaca no diagnosticada sin que se pudiera hacer nada por salvar su vida ni reanimarla porque en el avión no había un desfibrilador, ha reabierto el debate sobre la obligatoriedad de llevar equipos de reanimación a bordo de aviones comerciales.

   Según informa el diario 'Daily Mail', los hechos ocurrieron en noviembre de 2014 cuando la mujer se dirigió al baño, tres horas después del inicio del vuelo. El marido de Davina Tavener, la pasajera fallecida, alertó a la tripulación de que su esposa tardaba más de lo habitual. Miembros de la tripulación en cabina del vuelo encontraron a la mujer sin pulso y tendida en el suelo del servicio del avión.

   Un cirujano, que viajaba a bordo del vuelo, acudió en ayuda de la mujer y pidió un desfibrilador a la tripulación al percatarse de que la pasajera había sufrido un problema cardiaco.

   El médico dijo sentirse "sorprendido" cuando los tripulantes le dijeron que no había desfibrilador a bordo, si bien confirmó que los miembros de la tripulación siguieron los protocolos de seguridad ante un caso de emergencia. "Es difícil saber si con un equipo podría haberla asistido porque fue en un periodo de entre cinco o diez minutos", ha afirmado el médico.

   El avión continuó su vuelo hasta Lanzarote donde la mujer fue trasladada a un hospital, donde confirmaron su fallecimiento a causa de una afección cardiaca no diagnosticada.

¿ES OBLIGATORIO LLEVAR UN DESFIBRILADOR EN UN AVIÓN?

   Actualmente en España no es obligatorio llevar en los aviones comerciales desfibriladores a bordo, aunque sí existen en los aeropuertos. No obstante, hay compañías como Pullmantur Air o Privilege Style que los incorporan en sus aeronaves para volar a suelo saudí por normativa de ese país, según informa Aena en su centro de documentación y publicaciones sobre consultas especializadas.

   La Administración Federal de Aviación (FAA) obliga desde el año 2007, hace ya siete años, a llevar desfibrilador en todos sus aviones comerciales con un tripulante de cabina (TCP) a bordo formado en su manejo.

   Tras el incidente la compañía Ryanair aseguró que cumple con todos los requisitos reglamentarios en materia de asistencia médica en sus vuelos ya que no tiene obligación legal de llevar desfibriladores a bordo.

   "Todo nuestro personal está entrenado en asistencia de primeros auxilios y es responsable de la seguridad y protección en cabina. En el caso de producirse un incidente durante el vuelo que requiera intervención médica, nuestro tripulación se dirige al aeropuerto más cercano y solicita asistencia médica antes de aterrizar", asegura la compañía.

NO ES OBLIGATORIO EN EUROPA.

   Desde la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) se confirma que en Europa no es obligatorio llevar un desfibrilador en cada avión. La normativa establece que los aviones tienen que estar equipados con un botiquín de Primeros Auxilios, (First Aid Kit - FAK) que puede ser utilizado por la tripulación y el pasaje. Además, la tripulación tiene que tener conocimientos de primeros auxilios.

   Por otro lado, las aeronaves con más de 30 asientos también tienen que estar equipadas con un botiquín médico para emergencias cuando cualquier punto de la ruta prevista se encuentre a más de 60 minutos de vuelo de un aeropuerto en el que pueda recibir asistencia médica cualificada.

   Según Aesa, éste es el denominado Emergency Medical Kit (EMK) y solamente puede utilizarlo un médico, no la tripulación. El EMK podría contener un desfibrilador (aunque en Europa no es obligatorio).

   Pero para poder transportar un desfibrilador, el operador deberá ajustar sus procedimientos (por tratarse de un dispositivo electrónico) así como los entrenamientos de su tripulación para la utilización del mismo.

   El Fundador del Proyecto Salvavidas, auditor Jefe de Espacios Cardioprotegidos por la Sociedad Española de Medicina SEMST y Experto en Cardioprotección, Rubén Campo González, considera que la ausencia de desfibriladores en los aviones "es puramente económica".

   "Supongamos un avión que realiza un vuelo Madrid a Cancún y a mitad del vuelo a 4 horas de Madrid y 4 horas de Cancún un pasajero sufre una parada cardiaca, si el avión no cuenta con desfibrilador, la persona fallece y el avión llega a destino con la persona fallecida según la normativa aérea, pero si el avión cuenta con un desfibrilador y el paciente después de una o varias descargas se recupera, el avión ante esta emergencia debe aterrizar de urgencia en el aeropuerto mas cercano, lo cual supone un importante gasto", relata.

   Aun así, reconoce que recientemente algunas compañías como las pertenecientes a Globalia o Pullmantur han incorporado estos equipos a sus aviones. No es el caso de España que, según apunta "seguirá a la cola de Europa en cardioprotección mientras no haya una normativa nacional de implantación, uso y mantenimiento de desfibriladores al igual que los extintores". Esta medida podría suponer salvar más de 4.000 vidas al año en nuestro país.