Publicado 17/03/2020 18:30:39 +01:00CET

Un modelo matemático prevé que el pico en España llegue en abril y registra el efecto positivo de la prevención

Agentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) realizan trabajos de desinfección y limpieza en la Estación del Norte de Valencia durante el estado de alarma decretado en España como contención del coronavirus, en Valencia
Agentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) realizan trabajos de desinfección y limpieza en la Estación del Norte de Valencia durante el estado de alarma decretado en España como contención del coronavirus, en Valencia - Rober Solsona - Europa Press

VALENCIA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto de Matemática Interdisciplinar de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) han creado una web que publica diariamente una estimación de la predicción de la evolución del COVID-19 en España. De acuerdo a su trabajo, basado en los datos que proporcionan las autoridades sanitarias, a día de hoy, el pico de la enfermedad en nuestro país se produciría entre el 10 y el 25 de abril.

Asimismo, los números abren una puerta a la esperanza, ya que se aprecia una leve mejoría correspondiente a la mayor concienciación de la población en los días previos a la declaración del estado de alarma, por lo que esperan que, una vez que el modelo empiece a asumir los efectos del confinamiento de la población, la evolución sea aún más favorable.

Así lo la explicado, en declaraciones a Europa Press, el investigador del Instituto de Matemática Interdisciplinar Rafael Villanueva, quien ha comentado que el proyecto se está llevando a cabo gracias a la iniciativa y entusiasmo de sus jóvenes colaboradores.

El sitio web que han habilitado (https://www.imm.upv.es/covid-19/) se ha realizado con ánimo académico. La información publicada corresponde a los resultados obtenidos de un modelo SIR (susceptible, infectado, recuperado). La calibración del modelo se actualiza diariamente con los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad publicados el día previo a la fecha del informe.

El modelo ofrece una predicción a tres días vista y los científicos remarcan que los resultados son una predicción y pueden variar con respecto a la realidad. De hecho, el dinamismo y la rapidez con la que se transmite el COVID-19 hace que los datos sean muy cambiantes. De hecho, al principio del trabajo se manejaban "cifras brutales" máximas de contagiados, que ahora mismo se han reducido ampliamente, asevera el experto.

Uno de los objetivos de este modelo matemático es anticipar el crecimiento y la llegada del pico de la afección, que en estos momentos, de acuerdo a los últimos datos actualizados, se situaría a mediados del próximo mes de abril.

Villanueva comenta que el mayor nivel de concienciación ciudadana que se logró en los días previos al estado de alarma se ha notado levemente y es de esperar que los efectos de las medidas más drásticas tomadas por las autoridades tengan una incidencia significativa cuando el modelo matemático empiece a registrarlos (hay que tener en cuenta que existe un retardo, debido, entre otras cosas, a que las personas infectadas tardan días en diagnosticarse).

MENOS ALTO, MÁS SOSTENIDO

Esta situación de 'cuarentena' puede hacer que el pico del COVID-19 no sea tan alto --lo que sería deseable para no colapsar el sistema sanitario-- y algo más sostenido en el tiempo. Después de alcanzar ese tope máximo, los casos irían descendiendo progresivamente.

Este grupo de investigación de la UPV ya ha trabajado anteriormente con epidemiólogos y especialistas en vacunas. Rafael Villanueva comenta que el COVID-19 se comporta a rasgos generales como otros virus, pero su novedad y la rapidez de contagio ha hecho que la situación sea "más seria".

Aun así, recuerda la crisis de la gripe A. "También la superamos con medidas de concienciación. No llegamos al confinamiento pero aplicamos el lavado de manos y la desinfección", apunta.

Contador