La migraña con aura infantil podría estar relacionada con un defecto cardiaco, según estudio

Actualizado 27/04/2011 13:17:32 CET

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La migraña con aura infantil, caracterizada por agotamiento, síntomas visuales, alucinaciones, podría estar relacionada con el defecto cardiaco de foramen oval permeable (FOP), según un estudio que se publica en 'The Journal of Pediatrics'.

En concreto, los resultados indican que el 50 por ciento de los niños analizados con migrañas acompañadas por aura padecían FOP, el doble que los niños con migrañas habituales o sin ellas.

Según los expertos, el hecho de que pasen sustancias vasoactivas por el foramen oval desde la circulación venosa a la cerebral, evitando el filtro pulmonar, o la producción de microembolias, estaría relacionado con el desencadenamiento de migrañas con aura.

"Gracias a este primer estudio se abre un esperanzador camino para los niños con migrañas acompañadas con aura que no logran mitigar sus síntomas con fármacos", asegura el expresidente de la Sección de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), José Manuel Guía.

El foramen oval es un pequeño orificio en el corazón por el que, durante la gestación, la sangre oxigenada pasa de la aurícula derecha a la izquierda, evitando que ésta pase por los pulmones.

La apertura debería cerrarse poco después de nacer, ayudada por el aumento de la presión ejercida por la aurícula izquierda. En caso de no hacerlo, es habitual que a lo largo de los primeros seis años de vida se pueda cerrar el foramen anatómicamente, pero pasado este plazo, raramente se cierra de manera espontánea.

Varios estudios habían relacionado ya esta patología con la migraña con aura en adultos, pero ésta es la primera ocasión en la que se asocia el FOP con las migrañas con aura infantiles, sufridas por un 5 por ciento de la población pediátrica.

Para llevar a cabo la investigación, se analizaron a 109 niños y niñas entre 6 y 18 años con migrañas habituales y jaquecas con aura a lo largo de 2008 y 2009. Los que padecían alguna cardiopatía congénita fueron excluidos del estudio.

Si se llega a demostrar esta asociación en estudios más amplios, el diagnóstico del FOP mediante ecocardiograma podría llegar a formar parte de la rutina diagnóstica en un futuro, y se abriría un debate sobre si es posible mejorar su evolución cerrando el FOP mediante cateterismo si fallan los tratamientos farmacológicos.