Cómo predecir la amenaza de un parto prematuro

Actualizado 18/08/2015 11:12:06 CET

   MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Los microbiomas de los tractos reproductivos de las mujeres embarazadas que más tarde tienen un bebé nacido antes de tiempo son significativamente diferentes de los de las mujeres que dan a luz a término, según revela un estudio realizado por expertos del Centro de Investigación sobre Prematuridad 'March of Dimes' de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, Estados Unidos.

   El microbioma, una comunidad de microorganismos sobre y en el cuerpo, es un área emergente de investigación que puede ayudar a explicar problemas de salud tan diferentes como el parto prematuro, el asma y la enfermedad inflamatoria intestinal.

   Los científicos de este trabajo tomaron muestras semanales de los microorganismos de los dientes y las encías, la saliva, el tracto reproductivo y las heces de 49 mujeres embarazadas y encontraron pocos cambios en las comunidades bacterianas en cada mujer, semana a semana en cada lugar.

   AMENAZA DE PARTO PREMATURO

   No obstante, vieron que las comunidades microbianas en los tractos reproductivos de las mujeres que dieron a luz a sus bebés antes de tiempo eran diferentes de las de las madres que dieron a luz a término. Los investigadores hallaron estas diferencias temprano en los embarazos y vieron que tendían a persistir a lo largo de los embarazos.

   "Estos hallazgos pueden ayudarnos a examinar a las mujeres e identificar y predecir cuáles tienen más probabilidades de tener un bebé que nacerá antes de tiempo", afirma el investigador principal del trabajo, David Relman, profesor de Microbiología, Inmunología y Medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

   A nivel mundial, 15 millones de bebés nacen prematuros y más de un millón mueren debido a complicaciones de un parto prematuro. Los bebés que sobreviven a un nacimiento prematuro se enfrentan a graves y permanentes problemas de salud, incluyendo trastornos respiratorios, ictericia, pérdida de la visión, parálisis cerebral y retrasos intelectuales.

   Los autores de la investigación, que se publica este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', también descubrieron que los patrones de los microbiomas de las mujeres cambiaron inmediatamente después de que dieran a luz a sus hijos y no volvieron a los patrones pre-embarazo en algunos casos hasta por lo menos un año más tarde. "Esto podría explicar por qué las mujeres con embarazos poco espaciados tienen un mayor riesgo de parto prematuro", propone Relman.