El microbioma intestinal puede tener un papel clave en el éxito o fracaso del trasplante de corazón

corazon
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 04/10/2018 17:02:35CET

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El microbioma intestinal puede tener un papel clave en el éxito o fracaso del trasplante de corazón, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (UMSOM, por sus siglas en inglés) y que ha sido publicado en el 'Journal of Clinical Investigation Insight'.

"Por otros trabajos que realizamos anteriormente, sospechamos que el microbioma podría tener un efecto en la forma en la que se aceptan los órganos trasplantados. Este trabajo muestra claramente que existe una conexión entre estos microbios intestinales y la respuesta del cuerpo al nuevo órgano", ha aseverado uno de los dos autores principales del estudio, Emmanuel Mongodin.

El vínculo entre el corazón trasplantado y el microbioma es el sistema inmunológico y, de hecho, muchos investigadores han notado que el microbioma juega un papel clave en el sistema inmunológico, ya sea activándolo o rechazándolo, lo cual depende de la especie bacteriana. Y es que, se sabe que ciertas bacterias en el microbioma pueden desencadenar señales pro o antiinflamatorias, que pueden afectar a la forma en la que el sistema inmunitario responde al órgano trasplantado.

El rechazo de órganos trasplante sigue siendo un problema urgente ya que, a pesar de la intensa investigación, en los últimos 20 años, los investigadores y los médicos no han podido mejorar la tasa a largo plazo de rechazo de órganos tras un trasplante.

No obstante, en el nuevo trabajo los científicos quisieron conocer la conexión que existe entre el microbioma intestinal y el sistema inmunológico. Para ello, en un modelo animal, consiguieron demostrar que al ajustar el microbioma, podrían mejorar el resultado del trasplante de corazón.

Además, identificaron especies específicas que parecen tener un efecto beneficioso o perjudicial en el trasplante. Por ejemplo, las cepas particulares de bifidobacterium parecen tener un efecto antiinflamatorio y beneficioso en los resultados del trasplante.

Ahora, los investigadores sospechan que este proceso puede ser similar para otros órganos, como los riñones, por lo que se van a centrar en los mecanismos que se producen detrás de estos efectos. "Con una mejor comprensión de las vías moleculares, puede ser posible imitar el efecto con medicamentos", han zanjado.

Contador