El mercado de fármacos sin receta y parafarmacia empieza a recuperarse en España tras la crisis, según Anefp

Actualizado 10/02/2010 14:22:31 CET

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El mercado de medicamentos sin receta y productos para el autocuidado de la salud, englobado en el término Consumer Health, facturó en 2009 un total de 4.924 millones de euros en España, lo que refleja un crecimiento positivo del 5 por ciento con respecto al año anterior que indica los "primeros signos de recuperación" después de haberse visto "muy impactado" por la crisis económica.

Así se desprende del último estudio de mercado elaborado por la Asociación para el Autocuidado de la salud (Anefp) y la consultoría de IMMS Health en España, que relaciona este ligero aumento de ventas con algunos lanzamientos recientes que han relanzado el sector. "No podemos decir que nos hemos recuperado de la crisis, pero si que ha habido un año con aspectos favorables que han permitido que el mercado haya crecido a un ritmo positivo", explicó Pedro Álvarez de la Gala, de IMS Health.

Entre estos productos ha destacado el fármaco para la obesidad 'Alli', de GlaxoSmithKline (GSK), que en su primer año de lanzamiento ha facturado 30 millones de euros; el anticelulítico 'Somatoline', de Bolton Cile, que obtuvo más de 15 millones en ventas, o el antienvejecimiento 'Revidox', de Antafarma, con 10 millones de euros en un año.

Junto a estos lanzamientos, señaló Álvarez de la Gala, en declaraciones a Europa Press, el mercado también se ha visto beneficiado por el factor climatológico, ya que al haber contado con más meses de calor que el año anterior -de hecho, aseguró, ha sido el año más caluroso de los últimos 30 años-- se han visto favorecidos los mercados estacionales y, en especial, a aquellos que tienen que ver con protección solar y cremas para la piel.

Asimismo, la cultura de la prevención y "el miedo" surgido a causa de la pandemia de gripe A ha "impulsado algunos mercados como los complejos vitamínicos y geles antibacterianos para desinfección".

No obstante, el estudio también comparó los resultados de este año con los anteriores sin estos factores puntuales, detectando factores positivos ya que estos condicionantes "han provocado un tráfico en la farmacia que ha favorecido al resto de sectores".

Por otro lado, añadió este experto, han detectado que empresas de gran consumo están entrando en el canal farmacia, y gracias a ellos se ha mantenido la inversión publicitaria "con datos similares a hace dos años".

ENTRAN EMPRESAS DE GRAN CONSUMO

Entre ellas destacan aquellas afectadas por la marca blanca en otros sectores, tales como Danone, Nestlé, Procter&Gamble.que han acudido a este mercado con importantes inversiones; así como grandes compañías farmacéuticas que están también empezando a despertar su interés "cada vez más creciente" por los genéricos, como Sanofi-aventis, y el área de Consumer Health, caso de Pfizer.

Por contra, los mercados más afectados son los analgésicos, donde el consumidor prefiere seguir optando por alternativas de reembolso a través del Sistema Nacional de Salud (SNS), o productos semiéticos, muchos de ellos sin receta, en los que la crisis ha tenido un "efecto muy negativo".

Esto se debe a que estos productos incluidos en este sector, regulados por la Ley del Medicamento, "siguen afectados por la crisis", añadió Álvarez de la Gala, ya que, entre otras cuestiones, no pueden hacer publicidad.