Publicado 06/07/2021 07:10CET

La menor supervivencia de los pacientes obesos con cáncer colorrectal se debe a las menores dosis de quimioterapia

Archivo - Gordo, gorda, gordos, gordas, obeso, obesos, obesas, obesidad, gordura, sobrepreso
Archivo - Gordo, gorda, gordos, gordas, obeso, obesos, obesas, obesidad, gordura, sobrepreso - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes obesos con cáncer colorrectal reciben dosis acumuladas de quimioterapia adyuvante más bajas, en relación con su superficie corporal (SC), que los pacientes no obesos, según los resultados de un gran metaanálisis presentado en el Congreso Mundial de Cáncer Gastrointestinal 2021 de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés).

Otros resultados muestran que la dosis de quimioterapia relativa acumulada estaba asociada a la supervivencia, por lo que podría explicar la peor supervivencia que se ha observado en los pacientes obesos que reciben quimioterapia adyuvante para el cáncer colorrectal.

"La quimioterapia adyuvante se dosifica en función de la superficie corporal de una persona, que se calcula a partir de su altura y peso. Pero en los pacientes obesos (con un índice de masa corporal (IMC) elevado, y que tienen más probabilidades de tener una superficie corporal alta), las dosis suelen estar limitadas, o basadas en un peso idealizado, debido a la preocupación de que las dosis grandes puedan aumentar los efectos secundarios. Esto significa que los pacientes obesos pueden recibir dosis de quimioterapia proporcionalmente más bajas", concluye la autora principal, Corinna Slawinski, de la División de Ciencias del Cáncer de la Universidad de Manchester (Reino Unido).

"Nuestro estudio ha demostrado una asociación entre el aumento del índice de masa corporal y una modesta reducción de la dosis relativa acumulada de quimioterapia adyuvante en pacientes con cáncer colorrectal. Y también hemos visto una asociación entre el aumento de la dosis relativa acumulada y la mejora de la supervivencia --prosigue--. Esto respalda la orientación de la ASCO publicada recientemente, según la cual deberían utilizarse dosis completas de quimioterapia basadas en el peso para tratar a los pacientes adultos obesos".

Al comentar los resultados, Elizabeth Smyth, del Hospital Addenbrooke de Cambridge (Reino Unido), miembro de la Facultad de tumores gastrointestinales de la ESMO, señala que "las reducciones de dosis para un IMC elevado pueden estar asociadas a menores tasas de curación en el cáncer de colon resecado tratado con quimioterapia adyuvante".

Y añade que "la quimioterapia adyuvante tiene el potencial de curar a los pacientes con enfermedad micrometastásica residual tras la cirugía curativa, por lo que es importante que maximicemos los beneficios para todos los pacientes".

Varios estudios anteriores han demostrado que los pacientes obesos con cáncer colorrectal tienen peores resultados que los no obesos. Sin embargo, las limitaciones de estos estudios dificultan la extracción de conclusiones sobre si un mayor índice de masa corporal se asocia directamente con la supervivencia o si la asociación se debe a otros factores como el tratamiento (es decir, la dosis administrada).

"Un factor importante es cómo se calculan las dosis de quimioterapia para cada paciente. Llevamos a cabo nuestro estudio para comprender mejor la relación entre el IMC, la dosis de quimioterapia y la supervivencia en el cáncer colorrectal", explicó Slawinski.

El estudio OCTOPUS analizó los datos de 7.269 pacientes que recibieron quimioterapia adyuvante tras una cirugía curativa de cáncer de colon y/o recto en cuatro grandes ensayos aleatorios. Los investigadores examinaron la relación entre el IMC y la dosis de quimioterapia y la relación entre la dosis de quimioterapia y la supervivencia.

"Observamos dos formas de medir la cantidad de quimioterapia recibida como proporción de las dosis estándar reales a las esperadas: la dosis relativa acumulada media (ACRD) y la intensidad de la dosis relativa media (ARDI)".

La ACRD es la proporción de la dosis estándar total esperada (por unidad de superficie corporal) a lo largo de todo el curso de quimioterapia que se ha recibido realmente. Sin embargo, la ARDI también tiene en cuenta la duración del tratamiento, y es la proporción de la intensidad de la dosis estándar esperada (la dosis total por unidad de superficie corporal, dividida por el número de semanas de tratamiento) que se ha recibido realmente. Ambas medidas se promedian sobre el número de fármacos del régimen y se expresan en forma de porcentaje.

Los resultados mostraron que los incrementos del 5% en el ACRD se asociaron significativamente con mejoras en la supervivencia libre de enfermedad. La supervivencia global también se asoció con el ACRD. Sin embargo, no hubo una asociación significativa con el ARDI. Slawinski sugiere que la falta de asociación entre la supervivencia y el IRA puede deberse a que el IRA es una medida menos sensible de las reducciones de la dosis total (acumulada) de quimioterapia.

Otros resultados mostraron que cada aumento del IMC de 5 kg/m2 se asociaba a una reducción del 2% en la dosis relativa de quimioterapia en el primer ciclo de quimioterapia y a reducciones del 1% tanto en el ACRD como en el ARDI. Esto significa que un paciente obeso con un IMC de 37,5kg/m2 tendría una reducción del 3% de ACRD y ARDI en comparación con un paciente no obeso con un IMC de 22,5kg/m2.

"Estos resultados mostraron que un IMC elevado se asocia a una dosis relativa reducida de quimioterapia en el primer ciclo de tratamiento y a una modesta reducción de la ACRD. Estos efectos indirectos a través de un tratamiento subóptimo podrían explicar la menor supervivencia de los pacientes obesos, más que los efectos directos de la obesidad derivados, por ejemplo, de la biología del tumor", concluye Slawinski.

"Nuestros resultados hasta ahora apoyan la administración a los pacientes obesos de una dosis completa de quimioterapia en función de su peso corporal. Pero todavía estamos explorando los datos de toxicidad, examinando la relación entre el IMC, la limitación de la dosis, la toxicidad y la supervivencia --advierte--. La toxicidad tiene el potencial de reducir la calidad de vida y puede poner en peligro la vida. Y también puede haber otras razones para reducir las dosis de quimioterapia, como las comorbilidades, por lo que es importante que las decisiones de dosificación y tratamiento se individualicen en función del paciente.

Smyth se mostró de acuerdo: "El principal mensaje de este estudio es que debemos considerar si es necesario reducir la dosis en pacientes con un IMC elevado cuando se les trata con quimioterapia adyuvante", pero añade que "la dosificación de la quimioterapia es compleja e incluye no sólo el peso, sino el estado físico, las comorbilidades, incluida la función renal, y los resultados de las pruebas de dihidropirimidina deshidrogenasa (DPD)".

Smyth considera que se necesitan más estudios antes de cambiar la práctica. "Es posible que se necesiten estudios prospectivos que examinen el impacto de las dosis más altas de quimioterapia, especialmente a medida que aumenta la proporción de pacientes diagnosticados de cáncer y que son obesos", añade.

Por ahora, concluye que "deberíamos tener en cuenta todos los aspectos del paciente a la hora de tomar decisiones sobre la dosis de quimioterapia. Las reducciones de dosis parecen estar asociadas a una menor supervivencia en este estudio, pero puede que sigan siendo necesarias por seguridad".

Contador

Para leer más