Mejorar los tratamientos contra la tuberculosis requiere una inversión de 11.470 millones de euros hasta 2015, según MSF

Actualizado 23/03/2011 19:44:32 CET
MSF, medicamentos, tuberculosis
JOSÉ CENDÓN/MSF

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Médicos sin Fronteras (MSF) y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades de Pulmón han recordado este miércoles, en víspera del Día Mundial de la Tuberculosis, que se celebra el 24 de marzo, que será necesario destinar 16.200 millones de dólares (unos 11.471 millones de euros) entre 2010 y 2015 para mejorar los tratamientos contra esta enfermedad curable que mata a 1,4 millones de personas cada año en el mundo.

Cada año se registran 9,4 millones de nuevos casos de tuberculosis en el mundo, de los que 440.000 son formas multirresistentes a los medicamentos (MDR-TB). En la última década, unos cinco millones de personas desarrollaron MDR-TB, pero menos del 1 por ciento tuvo acceso a tratamientos y por ello, 1,5 millones murieron.

En el informe titulado 'Medicamentos contra la Tuberculosis Resistente a los Medicamentos, Bajo el Microscopio', MSF y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades de Pulmón piden a los donantes "que apoyen los proyectos de investigación dirigidos a definir un régimen de tratamiento de la DR-TB mejor y menos prolongado, con la inclusión de nuevos medicamentos".

"Los donantes tienen un papel importante que desempeñar a la hora de orientar y apoyar financieramente las intervenciones en el mercado necesarias para mejorar el suministro internacional de medicamentos contra la DR-TB y reducir los precios", señalan, recordando que, dada la baja demanda que tienen estos productos, el mercado para su desarrollo y producción sigue siendo "poco atractivo".

Esta situación, denuncian, "crea un círculo vicioso, ya que el suministro limitado de medicamentos contribuye, a su vez, a dificultar la expansión del tratamiento de la DR-TB". "Mientras la demanda se mantenga baja, existen pocos incentivos tanto para que nuevos productores entren en el mercado, como para que los ya existentes inviertan en cumplir las normas de calidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o en aumentar su capacidad de producción", apuntan.

"La inseguridad del suministro por los retrasos o interrupciones en las entregas, como en el caso de la kanamicina en 2010, supone un desincentivo directo para la expansión del tratamiento. La falta de tratamiento de la DR-TB fomenta además la propagación de la enfermedad", aseveran.

Por otra parte, la baja demanda de medicamentos contra la DR-TB se debe también a las dificultades que entraña su diagnóstico pues, según este informe, "sólo el 7 por ciento de los 440.000 nuevos casos de MDR-TB fueron detectados en 2008".

MEJORAR EN EL DIAGNÓSTICO

"A día de hoy, hacen falta hasta tres meses para determinar con precisión el perfil de resistencia a los medicamentos de un paciente, y el diagnóstico de la TB es particularmente complicado en personas con VIH/sida y en niños", denuncian.

Una nueva herramienta diagnóstica basada en la tecnología molecular, Xpert MTB/RIF, aprobada en diciembre de 2010 por la OMS, podría "ayudar a romper este círculo vicioso, acortando drásticamente el tiempo necesario para determinar si alguien tiene TB en 90 minutos" y determinar si un paciente es resistente a uno de los medicamentos de primera línea para el tratamiento de la TB.

"Esta prueba se está aplicando en programas de MSF en 15 países este año. Si el uso de la prueba Xpert MTB/RIF se ampliara, la mejora en el diagnóstico podría contribuir al aumento de la demanda que se necesita para que el mercado de medicamentos contra la DR-TB resulte más atractivo para los fabricantes y desarrolladores de fármacos", concluyen.