Mejora el sistema inmune, previene el cáncer de próstata y protege el corazón: beneficios del sexo

Sexo, practicar sexo
PIXABAY / STOKPIC - Archivo
Actualizado 14/02/2019 13:58:20 CET

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Este jueves se celebra el que, para muchos, es el día más romático del año: San Valentín. Pero, casualidad o no, también es el Día Europeo de la Salud Sexual.

La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad, según la Organización Mundial de la Salud. Requiere un enfoque postivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

En España, más de la mitad de las personas asegura tener sexo hasta tres veces por semana, y un 10 por ciento incluso lo hace a diario, mientras que el 35 por ciento restante lo hace cada más de 15 días y se olvidan de la última vez que lo practicaron, según un estudio de Top Doctors.

El sexólogo del Institut Barcelona de Psicología y Sexología, el doctor Aleix Comas, indica que el orgasmo tiene cuatro fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución.

"La excitación es la respuesta sexual que se produce durante la primera fase del orgasmo, que genera la lubricación. Tras esta primera etapa, la excitación inicial se incrementa y llegamos a la fase meseta que es la más duradera de todo el acto. Si avanzamos, llegamos a la fase del orgasmo o clímax, en la que se experimenta la máxima actividad física y de sensación de placer, pero solamente dura unos segundos. Por último, la fase de resolución es en la que volvemos a nuestra normalidad física y psíquica"

Además, siete de cada diez considera que, aunque alcanzar el clímax es la culminación de algo perfecto, si no se llega no pasa nada porque puede disfrutarse de todo lo que implica el acto, es decir, el vínculo especial y la intimidad con el cuerpo y la mente.

Por su parte, el 30 por ciento restante considera que alcanzar el orgasmo es, sin duda, el fin último de mantener relaciones sexuales. Además, para los encuestados, a la hora de disfrutar todo vale, y la mitad afirma recurrir a juguetes eróticos para potenciar las sensaciones del sexo, así como a la masturbación, práctica habitual para el 80 por ciento de los españoles.

El sexólogo del Institut Barcelona de Psicología y Sexología, el doctor Aleix Comas, identifica cuatro fases en el orgasmo: excitación, meseta, orgasmo y resolución.

"La excitación es la respuesta sexual que se produce durante la primera fase del orgasmo, que genera la lubricación. Tras esta primera etapa, la excitación inicial se incrementa y llegamos a la fase meseta que es la más duradera de todo el acto", ha explicado.

"Si avanzamos, llegamos a la fase del orgasmo o clímax, en la que se experimenta la máxima actividad física y de sensación de placer, pero solamente dura unos segundos. Por último, la fase de resolución es en la que volvemos a nuestra normalidad física y psíquica", ha puntualizado el experto.

Sin embargo, aunque suele pensarse que el orgasmo es un tema físico, es en la mente donde se genera la respuesta sexual. "La mente decide dónde ponemos nuestra atención y cómo interpretamos lo que vivimos, a la vez que activa los sistemas necesarios para que alcancemos el clímax", ha apuntado el doctor Comas. "Lo vemos en el cuerpo, pero lo originamos en la mente", ha zanjado el experto.

BENEFICIOS DEL SEXO

Según el doctor Comas, el sexo tiene beneficios a varios niveles.

1. Mejora el sistema inmune al aumentar el número de anticuerpos.

2. Al mismo tiempo, ayuda a prevenir la aparición de enfermedades como el cáncer de próstata o patologías cardíacas. La Fundación Española del Corazón (FEC) indica que durante el sexo se elevan los niveles de inmunoglobulina, lo que protege de infecciones y favorece mayor resistencia a las enfermedades.

Además, se ha comprobado que la práctica sexual de forma periódica ayuda a reducir las probabilidades de padecer un infarto, según la FEC, que cita un estudio publicado en 'The American Journal of Cardiology', en el que se comprobó que los hombres que mantenían relaciones dos veces por semana tenían hasta un 50 por ciento menos de probabilidades de sufrir un infarto frente a aquellos que lo hacían una vez al mes.

3. También para la mente tiene importantes ventajas al reducir el estrés, aliviar el dolor o ayudar a conciliar mejor el sueño.

NO EXISTEN DIFERENCIAS DE GÉNERO

Además, suele hablarse de diferencias existentes entre las sensaciones experimentadas durante el acto sexual entre hombres y mujeres. Sin embargo, los expertos aseguran que la duración o intensidad de las sensaciones son individuales y están relacionadas con las habilidades personales, la experiencia, los factores físicos y psíquicos relacionales y nada tienen que ver con el género de la persona.

"La intensidad del orgasmo depende del grado de excitación, de la motivación, así como del estado del cuerpo y la mente de los individuos", ha indicado la sexóloga en el Centro Médico Magna Clínic Marbella, la doctora Ana Rosa Jurado.

Además, aunque la respuesta sexual puede variar con los años, no existe el concepto de edad límite para el sexo, depende de la persona.