Actualizado 13/07/2009 12:53:20 +00:00 CET

Médicos de familia recomiendan no tomar medicamentos sin prescripción médica ante las altas temperaturas

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) recomiendan a los ciudadanos no tomar ningún medicamento sin prescripción médica ante la posibilidad de que pueden alterar la adaptación del organismo al calor que provocan las altas temperaturas del verano, sobre todo en el caso de ancianos, pacientes crónicos o polimedicados, así como extremar la vigilancia de pacientes encamados y enfermos crónicos.

Con motivo del "calor excesivo" que predomina en verano en España, esta sociedad ha elaborado un documento de recomendaciones en el que advierten de la necesidad de mantener "un especial seguimiento" a los efectos secundarios de los medicamentos que toman los pacientes con demencia, Alzheimer, Parkinson, depresión u otras enfermedades mentales; hipertensión y diabetes; enfermedades del corazón e insuficiencia renal crónica.

En concreto, alertan de los diuréticos (para aumentar la cantidad de orina), antihistamínicos (alergias), anticolinérgicos (depresión, parkinson, etc), betabloqueantes (hipertensión), fenotiazinas (trastornos mentales), así como del abuso de sustancias tóxicas como el alcohol y la cocaína.

En esta época, los médicos de Atención Primaria insisten en ajustar las dosis de fármacos, evitar los fármacos de vida media larga o que se acumulen y procurar dar el menor número de fármacos posibles, así como tampoco se debe retirar o disminuir el tratamiento farmacológico sin evaluar el riesgo-beneficio.

Por otro lado, en el documento de semFYC se recomienda al profesional tener en cuenta una serie de factores cuando realice una visita a domicilio, como asegurarse de que los cuidadores de personas mayores y enfermos incapacitados hagan un seguimiento de su estado de salud al menos 2 veces al día, o que la vivienda esté acondicionada de forma adecuada para la protección del sol (uso de cortinas, una temperatura inferior a 28 grados y tener un frigorífico con bebidas).

Asimismo, en este grupo poblacional hay que estar atentos en caso de detectar algún cambio en su comportamiento habitual, si sufren problemas de sueño, cefaleas, vértigos, fatiga, sensación de malestar, dificultades para el movimiento, náuseas, vómitos, diarrea o discurso confuso.

PREVENCIÓN A BASE DE BEBIDAS Y VESTIMENTA LIGERA

Entre las principales medidas de prevención que recoge el documento, semFYC insiste en usar ropa ligera y cómoda --mejor utilizar vestidos anchos y calzado cómodo--, sobre todo en las personas mayores, y en la necesidad de "consumir líquidos de manera abundante" a lo largo de todo el día y "a pesar incluso de no tener sensación de sed".

Del mismo modo, aconsejan evitar comidas grasas y demasiado abundantes y aumentar la ingesta de ensaladas, frutas y verduras para reponer las sales minerales que se pierden con el sudor.

En cuanto al acondicionamiento de la casa, es preferible evitar la entrada del sol y el calor manteniendo las persianas bajadas e incluso las ventanas cerradas durante el día si el aire de la calle es muy caliente. Cuando llegue la noche hay que procurar subir todas las persianas y abrir las ventanas.

Tampoco se recomienda hacer esfuerzos físicos que generen intenso sudor y, si se hacen, mejor aprovechar la primera o la última hora del día.