Actualizado 13/12/2010 18:46 CET

Los médicos de AP aseguran que los cubículos para fumadores no son eficaces para separar las zonas

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los sistemas de ventilación que se deberían instalar en los cubículos para fumadores, tal y como ha planteado el Partido Popular en el Senado en el debate de la reforma de la ley antitabaco, "no son eficaces" y serían "muy difíciles" de separar de las zonas de no fumadores, según afirman los especialistas de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

Además, apuntan, habrá que vigilar que los menores no pasen a dichas zonas, y tampoco los trabajadores, incluidos los dedicados a la limpieza. En este sentido, desde SEMERGEN insisten en que la reforma de la normativa actual debe ser "totalmente clara" y "no puede dar lugar a interpretaciones que puedan perjudicar el sentido y el fondo de la misma".

Por este motivo, los médicos de Atención Primaria (AP) piden que la nueva ley persiga fundamentalmente que los niños y los jóvenes no se inicien en el consumo de tabaco; que los fumadores dejen de fumar lo antes posible, para evitar enfermedades y muertes y que todos puedan respirar el aire que no esté contaminado por el humo del tabaco.

Para ello, "es imprescindible que todos los espacios cerrados públicos sean lugares sin humo de tabaco y, desde luego, que esto incluya a los sectores de la hostelería y del ocio", exponen desde SEMERGEN. "Además de cuidar al cliente servirá de prevención para que la población observe que lo normal es no fumar", añaden.

Sobre su implantación en las comunidades autónomas, los especialistas subrayan la importancia de que "se aplique por igual en todo el territorio nacional y que se vigile de cerca el desarrollo y su cumplimiento, como ha ocurrido, por ejemplo, con la Ley de Tráfico, que tan buenos resultados ha dado en la prevención de accidentes, la reducción de la mortalidad y su cumplimiento". Por otro lado, también consideran "muy importante" que se ofrezcan "todos los medios posibles" para que los fumadores dejen de fumar.

A este respecto, la nueva ley antitabaco "debe facilitar el acceso a los tratamientos que han demostrado ser coste-eficaces, incluidos los tratamientos farmacológicos, que deben ser financiados por el Sistema Nacional de la Salud (SNS), de la misma forma que son financiados otros medicamentos para el tratamiento de otras patologías crónicas, como la hipertensión o la hipercolesterolemia".