Actualizado 07/12/2011 11:22 CET

La mayoría de pacientes que presentan fracturas atípicas de cadera presentan comorbilidades que afectan su calidad ósea

jubilado, anciano
EUROPA PRESS

SEVILLA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de los pacientes que han sufrido fracturas atípicas de cadera presentan comorbilidades asociadas que pueden afectar a su calidad ósea, según revela el estudio 'Estudio de prevalencia y factores de riesgo de fracturas atípicas de cadera', presentado en el 36 Congreso de la Sociedad Andaluza de Endocrinología y Nutrición (SAEN), que se ha celebrado recientemente en Sevilla.

Este trabajo, al que ha tenido acceso Europa Press y realizado por investigadores del Hospital San Cecilio de Granada, estableció como objetivo la evaluación de la prevalencia de las fracturas atípicas de cadera y el análisis de los factores de riesgo asociados a las mismas.

De hecho, los autores recuerdan en su investigación que la osteoporosis es una enfermedad endocrinológica que se asocia a una alta mortalidad, en relación principalmente a las fracturas de cadera por fragilidad.

Para llevar a cabo este estudio retrospectivo, se analizaron los casos de pacientes de más de 50 años ingresados por fractura de cadera de baja energía durante el primer semestre del año 2010 en el Hospital Clínico de Granada.

Además, se siguieron los criterios establecidos por la 'American Society for Bone and Mineral Research' para definir las fracturas atípicas, toda vez que se examinaron las características epidemiológicas, datos clínicos y antecedentes terapéuticos de estos pacientes.

En concreto, se revisó la historia clínica de un total de 190 pacientes con fractura de cadera, siendo el 73,6 por ciento mujeres, con una edad media de 81 años. Entre los principales resultados se identificaron una decena de pacientes con fracturas subtrocantéreas y ocho pacientes con diáfisis femoral (un tipo de fractura). De éstos 10 cumplieron criterios radiológicos y clínicos de fractura atípica.

Así, y a la vista de estos datos, los autores de esta investigación sostienen que la prevalencia de fracturas atípicas de cadera en su muestra es del 5,3 por ciento, presentando la mayoría de los pacientes comorbilidades que pueden afectar la calidad ósea. Además, la mitad habían sido tratados con bifosfonatos.