Publicado 15/07/2020 11:39:26 +02:00CET

La mayoría de las lipomatosis espinal son producidas por los corticoides, obesidad severa y por problemas hormonales

Lipomatosis espinal
Lipomatosis espinal - HOSPITAL LA LUZ

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de las lipomatosis espinal son producidas por el empleo de corticoides, por una obesidad severa y por problemas hormonales, según ha comentado el jefe de Servicio de Neurocirugía del Hospital La Luz de Madrid, Francisco Villarejo.

La lipomatosis espinal es una enfermedad que fue identificada en 1975, pero no se le dio la importancia hasta después del año 2000, cuando se comprobó que el 55 por ciento de las lipomatosis espinal eran producidas por el empleo de corticoides, el 25 por ciento por obesidad, un 17 por ciento por causas desconocidas y el 3 por ciento en el síndrome de Cushing. Además, se confirmó que el uso de prednisona (fármaco corticosteroide) con una dosis de 30-100 miligramos y una duración del tratamiento entre 5 y 11 años podía causar la enfermedad.

También se han identificado casos con el uso de inhibidores de la proteasa en el tratamiento del sida. En este sentido, el doctor ha explicado que el diagnóstico definitivo se consigue con una resonancia magnética (RM) y/o TAC cuando la capa de grasa es mayor de 7 milímetros equivalente al 40 por ciento del área del canal vertebral.

"Recientemente se ha presentado un estudio en Bruselas de.2.528 pacientes con lipomatosis siendo 1.095 varones y 1.433 mujeres con una edad media de 47 años", ha comentado Villarejo, para informar de que los síntomas son los mismos que en la estenosis de canal lumbar degenerativa, es decir, claudicación en la marcha, dolor lumbar y en miembros inferiores, y pérdida de fuerza en dichos miembros.

Asimismo, si la lipomatosis es lumbar alta se pueden producir compresiones de los nervios de la cola de caballo y del cono medular que origina trastornos de esfínteres. "El tratamiento puede ser conservador al principio con analgésicos, antiinflamatorios y rehabilitación, pero si el cuadro clínico es progresivo y no ceden los síntomas se debe plantear el tratamiento quirúrgico", ha subrayado el doctor Villarejo.

Según el experto, el tratamiento quirúrgico consiste en laminectomías descompresivas y extirpación de la lipomatosis fundamentalmente en el nivel de la columna donde se producen los síntomas. Si fuera muy extensa se podía plantear la necesidad de realizar fijaciones lumbares.

"Si la lipomatosis es muy localizada, podemos realizar pequeñas intervenciones como extirpar el ligamiento amarillo y colocar pequeñas prótesis como espaciadores interespinosos", ha asegurado el experto. En general, el pronóstico es muy bueno ya que es una lesión benigna y los pacientes pueden incorporarse a su trabajo habitual en 3 o 4 días.

Contador

Para leer más