Publicado 04/04/2022 07:01

La mayoría de los adolescentes con trastorno grave por consumo de sustancias no lo superan

Archivo - Pill with smiley face
Archivo - Pill with smiley face - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PHOTOGRAPHEE.EU

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación revela que la mayoría de los jóvenes de 18 años con síntomas graves de trastorno por consumo de sustancias que fueron seguidos en un estudio longitudinal durante 32 años seguían teniendo múltiples síntomas de trastorno por consumo de sustancias en la edad adulta, según un nuevo estudio de la Escuela de Enfermería de la de la Universidad de Michigan (Estados Unidos), publicado en la revista 'JAMA Network Open'.

Según es estudio, se estima que el 12% de los jóvenes de 18 años tenían síntomas graves de trastorno por uso de sustancias (TUS). Los adolescentes con síntomas severos de TUS eran significativamente más propensos a reportar el uso indebido de medicamentos recetados en la edad adulta.

La relación entre los síntomas graves de TUS y los síntomas posteriores de TUS también se mantuvo para los adolescentes con síntomas graves de trastorno por consumo de alcohol, cannabis y otras drogas. La mayoría de los adultos del estudio a los que se les recetaron opioides, benzodiacepinas u otros sedantes/tranquilizantes presentaron múltiples síntomas de TAS durante la adolescencia.

"Se trata de una importante llamada de atención --alerta el autor principal, Sean Esteban McCabe, profesor de la Escuela de Enfermería de la UM y director del Centro para el Estudio de las Drogas, el Alcohol, el Tabaco y la Salud--. La mayoría de los adultos de mediana edad a los que se les recetaron estos medicamentos presentaban múltiples síntomas de trastorno por consumo de sustancias a los 18 años, lo que plantea serias dudas sobre la seguridad de la prescripción de sustancias controladas a estas personas".

"Algunos de los trastornos y afecciones que tratamos con estos mismos medicamentos también se asocian a un mayor riesgo de trastorno por consumo de sustancias, como los trastornos de ansiedad, los trastornos del sueño y el dolor", añade.

Por eso, considera necesario replantearse "cómo examinamos y recetamos a las personas que tienen múltiples síntomas de trastorno por consumo de sustancias en su pasado, porque podrían necesitar ayuda adicional para tomar su medicación de forma segura. Por ejemplo, algunas personas que se recuperan a largo plazo de trastornos por consumo de sustancias utilizan "guardianes" para ayudar a dispensar y eliminar los medicamentos, y cajas de seguridad para reducir el acceso sólo a los guardianes", apunta.

La mayoría de las personas del estudio no buscaban tratamiento, y los resultados sugieren la necesidad de encontrar formas de ofrecer tratamiento durante largos periodos de tiempo aunque la persona no esté preparada para recibir ayuda, dice McCabe. También ayudaría una mejor detección, prevención y educación durante la edad adulta.

"Un cribado que tenga en cuenta el consumo de varias sustancias y la gravedad de los síntomas del trastorno por consumo de sustancias durante la adolescencia puede identificar a las personas con mayor riesgo de abuso de medicamentos con receta y de trastorno por consumo de sustancias en la edad adulta", añade.

McCabe y sus colegas trataron de comprender la asociación entre la gravedad de los síntomas del trastorno por consumo de sustancias de un adolescente y el posterior uso médico de medicamentos recetados, el abuso de medicamentos recetados y los síntomas del trastorno por consumo de sustancias a los 35-50 años.

Se realizó un seguimiento de once cohortes de alumnos de 12 años desde los 18 hasta los 50 años en el estudio Monitoring the Future, una de las fuentes de información más fiables del país sobre las nuevas tendencias de consumo de drogas ilícitas, alcohol y tabaco entre los adolescentes, estudiantes universitarios y adultos jóvenes y de mediana edad estadounidenses.

Estudios posteriores examinarán el papel de la medicación estimulante y no estimulante para tratar el TDAH y el posterior uso indebido de estimulantes y otras drogas.