Publicado 11/06/2020 07:17CET

Más cerca de entender cómo los humanos pueden detectar pequeños detalles

Sala de Las Meninas del Museo Nacional del Prado el mismo día en el que el Museo, junto con el Reina Sofía y el Thyssen, cierra como medida de contención frente a la crisis del coronavirus, en Madrid (España) a 11 de marzo de 2020.
Sala de Las Meninas del Museo Nacional del Prado el mismo día en el que el Museo, junto con el Reina Sofía y el Thyssen, cierra como medida de contención frente a la crisis del coronavirus, en Madrid (España) a 11 de marzo de 2020. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

   MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La 'visión de un solo píxel' descubierta recientemente en los peces podría ayudar a los investigadores a comprender cómo los humanos pueden detectar pequeños detalles en su entorno, como las estrellas en el cielo, según una nueva investigación de la Universidad de Sussex, en Reino Unido, publicado en la revista 'Neuron'.

Los investigadores han comprobado que el pez cebra puede usar un solo fotorreceptor para detectar a su pequeña presa. Es como un 'píxel ocular' y parece proporcionar suficiente señal para que los peces vayan e investiguen el estímulo.

   El profesor Tom Baden y sus coautores creen que esto podría proporcionar información sobre cómo los animales, incluidos los humanos, pueden procesar pequeños detalles en su entorno.

   El profesor de Neurociencia Tom Baden explica que "el pez cebra tiene lo que se conoce como una 'zona aguda' en sus ojos, que es básicamente un precursor evolutivo de la fóvea que tenemos en la retina propia. Tanto en la zona aguda del pez cebra como en la fóvea humana, la agudeza visual está en su punto más alto. Debido a esta similitud, el pez cebra es realmente un buen modelo para ayudarnos a comprender cómo podría funcionar el ojo humano".

   "Encontramos que, en esta zona aguda, los peces cebra están usando fotorreceptores individuales para detectar su pequeña presa, el equivalente a que nosotros veamos una estrella en el cielo --continúa--. Estos fotorreceptores son un poco como los píxeles, pero píxeles "especiales": Han sido específicamente sintonizados para ser sensibles a los estímulos de las presas.

   "Ha habido sugerencias de que los primates y, por lo tanto, los humanos también, usan trucos similares para mejorar nuestra propia visión foveal", añade.

   El artículo también revela cómo el pez cebra puede ver la luz ultravioleta y utilizar activamente la visión ultravioleta para ver a sus presas. "Esto es efectivamente una supervisión", señala Baden.

   "La presa del pez cebra es muy difícil de ver con la visión humana, que va del 'rojo' al 'azul'. Sin embargo, más allá del azul, el pez cebra también puede ver los rayos ultravioleta, y resulta que su presa es fácilmente localizable cuando se ilumina con el componente ultravioleta de la luz solar natural --prosigue--. Nuestra investigación encontró que sin la visión UV, el pez cebra tiene mucho más dificultades para detectar a su presa".

   Si bien los humanos no tienen esta habilidad, las similitudes entre la zona aguda del pez cebra y nuestra propia fóvea han proporcionado a los investigadores un modelo para investigar más a fondo cómo funcionan nuestros ojos y cómo podemos ver con tan alto detalle.

   Los científicos ahora tienen la posibilidad de manipular las funciones visuales en la zona aguda del pez cebra para ver cómo esto afecta su sentido de la vista. Este tipo de pruebas no son posibles en humanos, por lo que realizarlas en peces les dará a los investigadores nuevas ideas sobre la función y la disfunción de la visión de agudeza espacial extrema.