Publicado 06/10/2020 14:31CET

Más de 50 unidades de enfermedad inflamatoria intestinal seguirán el plan estratégico de asistencia creado por GETECCU

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU) ha celebrado la 31 Reunión Anual, donde se ha conocido el plan estratégico del proyecto de Certificación de Unidades de enfermedad inflamatoria intestinal (EII): un total de 52 Unidades de EII de toda España han aunado protocolos y criterios para prestar asistencia de excelencia y homogénea.

Por otro lado, durante el encuentro también se han destacado otros proyectos como el Registro ENEIDA, que supone el mayor registro del mundo de este tipo, con más de 66.000 pacientes incluidos y que se está llevando a cabo en más de 90 hospitales de toda España.

Esta herramienta, que constituye la base de datos nacional sobre esta patología y está asociada a un biobanco, tiene el potencial de analizar gran cantidad de variables asociadas a la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa (aspectos epidemiológicos, clínicos, seguridad de fármacos) para una explotación con finalidad clínica y traslacional.

El avance de estos proyectos ha estado marcado desde el pasado mes de marzo por la excepcional situación sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19. Debido a ello y para asegurar un correcto desarrollo de los mismos, los socios de GETECCU han decidido, tras votación en Asamblea, establecer una prórroga de un año a su actual junta directiva.

Así, el doctor Manuel Barreiro, que asumía el cargo de presidente el pasado 4 de octubre de 2019, se mantendrá en este puesto hasta el año 2022. Concluida la prórroga concedida, será la doctora Ana Gutiérrez quien asuma durante dos años la presidencia de la institución.

Por otro lado, en la reunión también se abordó el impacto de las infecciones, como la tuberculosis o la COVID-19, en los pacientes con EII. "Pese a que el riesgo de desarrollar tuberculosis en nuestros pacientes guarda relación con la carga de tuberculosis activa que exista en el medio, parece que el tratamiento anti-TNF es el principal desencadenante. Sin embargo, con los nuevos biológicos este parece menor", ha comentado el doctor Sabino Riestra.

Con respecto al SARS-CoV-2, la doctora María Esteve ha indicado que "no hay estudios de base poblacional para considerar que los pacientes con EII tienen una mayor susceptibilidad a padecer COVID-19, ni que nuestros pacientes tengan un curso más grave de la COVID-19". "En cambio, el SARS-CoV-2 puede colonizar el intestino y podría desencadenar un brote", ha advertido.

En otra de las mesas redondas se ha hecho una revisión sobre las indicaciones de la endoscopia y el tratamiento endoscópico. Tradicionalmente, esta técnica ha permitido hacer un diagnóstico inicial o diferencial de la enfermedad de Crohn y de la colitis ulcerosa; evaluar la extensión de la afectación, la determinación de la actividad y la gravedad de la enfermedad; así como detectar precozmente la displasia y cáncer colorrectal. Sin embargo, en los últimos años, se han dado nuevos avances en el papel de esta técnica en lo que respecta al pronóstico y a su relación con la respuesta al tratamiento médico en cada paciente.

Contador