Más de 350.000 personas padecen afasia en España, un transtorno del lenguaje por una lesión cerebral, según expertos

Publicado 13/03/2019 13:24:07CET
VITHAS HOSPITALES

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de 350.000 personas padecen afasia en España, un trastorno del lenguaje producido por una lesión cerebral, ha explicado la doctora Belén Moliner, directora médica del Servicio de Neurorrehabilitación en hospitales y centros médicos Vithas en Valencia, Elche, Sevilla y Vigo.

Aproximadamente, el 70 por ciento de los pacientes que sufren ictus ve alterada su capacidad de lenguaje expresiva y comprensiva, de ellos un 60 por ciento recupera el lenguaje durante el primer año. Según ha señalado la doctora, para su rehabilitación existen tres pilares fundamentales. El primero de ellos es el estado cognitivo del paciente, que repercute directamente en la rehabilitación.

El segundo punto se centra en el estado emocional-conductual del paciente que, según ha asegurado, puede ralentizar el proceso. Por último, se encuentra la comprensión del lenguaje. En este punto la experta ha explicado que es mejor priorizar la rehabilitación de la comprensión del lenguaje en lugar de la producción, ya que ha defendido que para que una persona produzca lenguaje "debe saber lo que está produciendo y para ello es necesario que comprenda lo que va a decir".

Para conseguir el mejor resultado, la especialista ha hecho referencia a la rehabilitación multidisciplinar, ya que señala que esta patología afecta a la forma de hablar y a la dimensión psicológica. También ha dado importancia al papel de la familia en este proceso.

Por ello, la preparación de la familia es muy importante. Entre algunas recomendaciones, la doctora Moliner ha destacado mantener un ritmo de habla y volumen adecuados, prestar atención a elementos comunicativos no verbales del paciente, asegurarnos de que lo han comprendido, realizar preguntas de respuesta corta, evitar la sobreprotección o no obligarle a hablar.

Del ictus se derivan varios problemas mentales que a menudo son ignorados en los planes de tratamiento. En este contexto, es "fundamental" tener en cuenta en estos pacientes la aparición de síntomas psicológicos, que además pueden repercutir en las personas que rodean le rodean.