Más del 30% de pacientes en quimioterapia oral no toma la medicación

Actualizado 04/06/2009 18:02:50 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 80 por ciento de los pacientes oncológicos prefieren que les sea administrada la quimioterapia oral --en su domicilio-- en lugar de la intravenosa, aunque más del 30 por ciento de ellos no toma la medicación una vez que sale del hospital.

Así lo explicó en rueda de prensa la supervisora del Hospital de Día Onco-Hematológico del Hospital del General de Segovia, Pinar Calvo de Lucas, quien resaltó que, aunque este método domiciliario es el más reclamado, los estudios indican que, fuera del hospital, solo el 33 por ciento de los pacientes admite tomar la medicación siempre, el 33 por ciento la toma ocasionalmente y el restante 33 por ciento afirma no tomarla fuera del centro hospitalario.

En este sentido, reclamó apostar "fuerte" por la formación para promocionar este tipo de quimioterapia, y por la dotación de enfermeras que puedan administrar el tratamiento.

Además, precisó que la quimioterapia oral no se puede utilizar en todo tipo de tumores, si no solo en aquellos en los que existen los fármacos orales necesarios, aunque si indicó que este método es el preferido de los pacientes cuando se puede administrar debido a que "disminuye el nivel de ansiedad" de los enfermos al ser un tratamiento menos agresivo y que se desarrolla en su domicilio.

En esta línea, Pinar Calvo informó de que este tipo de quimioterapia reduce el tiempo de administración con respecto a la tradicional de las 4 horas a las 1,2 horas, lo que "mejora la calidad de vida de los pacientes y de sus familias"; y reduce además los costes del tratamiento "entre un 10 por ciento y un 110 por ciento", dado que requiere menos aparataje y estancia hospitalaria.

Asimismo, Calvo de Lucas aseguró que el 30 por ciento de los pacientes en quimioterapia tiene "alguna complicación relacionada" con el tratamiento a lo largo de la misma, algo que se evita con este tipo de administración.

ENFERMERAS POR PACIENTE

Pinar Calvo de Lucas, que participa estos días junto con 800 enfermeras de toda España en Santiago en el XII Congreso Nacional de Enfermería Oncológica, alertó además de que España es el tercer país con menor ratio enfermeras por paciente, con 550 enfermeras por cada 100.000 habitantes, frente a otros países, como Irlanda, donde la cifra se eleva hasta las 1.700.

Calvo de Lucas aseguró que las unidades de enfermería "están saturadas" y reclamó una mayor inversión en personal al tiempo y apostó por incrementar estos servicios "si se quiere mejorar".

Así, recordó que el Ejecutivo está realizando un estudio para saber en que ámbitos de la enfermería es más necesario incrementar personal en este momento y en los que se actuará.

Asimismo, la subdirectora de Enfermería del Hospital de Ourense, Pilar González Iglesias, indicó que, en este sentido, Atención Primaria en Galicia "está viviendo un plan de mejora desde hace 2 o tres años" que "ha incrementado el número de enfermeras". Aún así, reclamó que se libere de trabajo a estas profesionales para "poder dedicarse en mayor medida a trabajo de prevención" que "ocupa mucho tiempo".

FORMACIÓN

Por su parte, Pilar Tazón, directora de la Escuela Universitaria de Enfermería de la Universidad del País Vasco, hizo hincapié en el "importante momento de cambio" para la profesión que se vive con la conversión a grado de la diplomatura.

Esta nueva organización permitirá, según Tazón, "un aprendizaje articulado donde la práctica esté más presente en los centros sanitarios" así como "el acceso de las enfermeras a la carrera investigadora".

Asimismo, la conversión en grado hará posible "el desarrollo en términos académicos" de la titulación "hasta el final", en la equivalencia a doctorado, así como "realizar investigación" en su ámbito, algo que calificó de "un hito".

PREVENCIÓN

Además, en el congreso, al que se presentaron 300 abstacts, se debatirán también temas relacionados con la prevención del cáncer, un ámbito en el que las presentes reclamaron que "se incida cada vez más".

En este sentido, Pilar González Iglesias aseguró que existen evidencias de que "a grado muy alto se puede prevenir --el cáncer-- desde el punto de vista individual".

Así, indició en la necesidad de cambiar los hábitos y estilos de vida así como de que las enfermeras se formen en comunicación con el paciente para "intervenir en la prevención".