Actualizado 28/04/2022 16:10

Consigue una relación sana con tu cuerpo y con la comida... y aléjate de los kilos demás

Archivo - Mujer agusto con su cuerpo.
Archivo - Mujer agusto con su cuerpo. - TERAPHIM/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 28 Abr. (EDIZIONES) -

   Una de las cosas buenas que tiene la pandemia es que nos ha hecho encontrarnos con nosotros mismos, con nuestros sentimientos, pensamientos, emociones, creencias, y expectativas, frente a temporadas anteriores en las que no nos parábamos a mirarnos a nosotros mismos en ese ritmo frenético del día a día.

   Esto, en opinión de Anna Sibel, licenciada en Psicología por la Universidad de Girona y máster de especialización en Psiquiatría y Psicología Clínica en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, ha favorecido en cierta medida un incremento exponencial del sobrepeso y de la obesidad.

   "En 2022 hay más de dos mil millones de personas con sobrepeso y con obesidad, y en la gran mayoría de estos tienen más de 200 pensamientos al día sobre qué comer, qué no comer, sobre si esto engordará o no etc.", confiesa en una entrevista con Infosalus con motivo de la publicación de 'El sobrepeso emocional. Mantén una relación sana con tu cuerpo y con la comida' (Integral), junto con Bea Campos, técnico en Nutrición y Planificación dietética, así como máster en Psicología del coaching.

   Así, según explica, la clave del sobrepeso emocional es plantear y abrir nuevas ventanas para reducir la obesidad y el sobrepeso. Según alerta, 9 de cada 10 personas hace dieta, llegando a perder por ejemplo 6-8 kilos, pero al cabo de seis meses recuperan los kilos perdidos y al cabo de un año no solo consiguen mantener estos kilos sino que además ganan otros extra. "Todo esto ya llevamos muchos años investigando y no existe una pastilla mágica sino que nuestro cuerpo, nuestras emociones, creencias y pensamientos tienen un impacto directo sobre cómo asimilamos, digerimos y quemamos las calorías. Por eso, por más dietas que hagamos muchas veces no logran los objetivos esperados", defiende.

   La clave se encuentra en opinión de Sibel en que nuestro cerebro es "muy primitivo", funciona de forma compleja: "Tenemos la mente consciente (9%) y la inconsciente (91,6%), lo que significa que la mayor parte de las cosas no las sentimos o procesamos y estamos desconectados mucho de nosotros mismos. Gracias a la pandemia ha sido como darnos contra la pared y darnos cuenta de cosas que sentimos y pensamos. Todo lo que pensamos, creemos y sentimos es igual o más importante que lo que comemos y aquí le damos la vuelta de tuerca a las dietas y ahora sabemos por qué estas no son eficaces de forma sostenible a medio y largo plazo".

   Según defiende, un pensamiento o una emoción son energías y todas tienen impacto directo sobre nuestra digestión, sobre nuestras hormonas, nuestro metabolismo, sobre cómo absorbemos los nutrientes, o la forma en la que nuestro cuerpo quema grasa y calorías y forma músculo.

DETECTAR EL SOBREPESO EMOCIONAL

¿Cómo identificar el sobrepeso emocional? La psicóloga determina que una de las pistas para detectar que lo tenemos es si por ejemplo mantenemos una relación caótica con la comida y con nuestro cuerpo; otra de las formas para detectarlo es cuando ignoramos los mensajes que nos da nuestro cuerpo, como la barriga hinchada, gastritis, el no duermo bien, el hábito de comer lo que podemos porque no tenemos tiempo, o el tener que estar constantemente ocupados; así como cuando no somos capaces de hacer actividades que realmente nos den placer.

   "La vitamina del placer es muy importante, el hacer actividades que nos conecten, que nos hagan subir la dopamina, las endorfinas, la serotonina, las hormonas que nos dan un placer. Cuando hacemos actividades y no nos permitimos y no nos damos el momento porque quizá tenemos esa creencia de base de que no somos suficientes o no nos lo podemos permitir activamos una parte de nuestro cerebro, el sistema nervioso simpático, el de la supervivencia, el que nos protege ante una amenaza, y genera una respuesta automática que es el estrés", detalla.

   Sibel prosigue en este sentido que ante el estrés segregamos las hormonas protagonistas del sobrepeso emocional, el cortisol y la insulina, súper importantes para todo el organismo pero cuando las tenemos en exceso de segregación se las conoce como las hormonas 'almacenagrasa'. "Por más que tengamos el mejor plan de alimentación del mundo, hagamos ejercicio físico y durmamos las 8 horas que nos tocan, si las tenemos en exceso se nos inflaman los órganos vitales y automáticamente se ponen en modo pausa y esto significa que nuestro organismo se encuentra activado para la supervivencia", relata.

   Por eso, subraya que ante un pensamiento limitante, negativo o distorsionado, si yo creo, siento culpa, estamos instatisfechos, tenemos miedo a engordar, estamos cansados de lo que vemos en el espejo, sentimos que nuestra vida no tiene rumbo y nuestra vida está vacía, se activará el sistema simpático, y esto nos generará la desregulación de estas dos hormonas y nos hará acumular grasa e impedir bajar de peso o incluso favorecerá el incremento de peso.

   Esta experta constata que un 95% de las personas sometidas a una dieta para bajar de peso lo rebota al cabo de un año de haberlo bajado, e incluso pueden haber ganado más peso: "Entre el 30 y el 60% piensa en su día a día cómo bajar de peso, y qué pueden comer y qué no para estar más 'fit'. Más de un 60% de las personas se someten a una dieta o creen que deberían hacerla porque no se ven bien porque un dato alarmante es que más de un 90% de las personas sufrimos dismorfofobia o una alteración de nuestra imagen corporal", sostiene.

PAUTAS PARA SUPERAR EL SOBREPESO EMOCIONAL

   Con ello, Anna Sibel plantea que lo importante es saber identificar esos pensamientos o creencias limitantes, y trabajarlos en el día a día. "Cuando nos liberamos de estas creencias nos transformamos y por arte de magia desaparece todo lo que nos sobra, las condiciones de salud que nos dañan y el sobrepeso, aceptando y siendo conscientes, trabajando en ellas, sintiéndolas. Cuando te permites sentir los sentimientos, emociones, que están en la base del sobrepeso y nos damos permiso sabiendo que no nos vamos a morir, que es mero tránsito que hay que pasar para que trasciendan y cuando las sentimos e identificamos se van", agrega.

   Por tanto, defiende que uno de los puntos fuertes es no tener miedo a sentir, a conectar con nuestra esencia porque hoy en día estamos desconectado. "Cuando conectamos sentimos y nos regulamos. Cuando nos aceptamos, nos amamos con celulitis y barriga no significa resignarnos sino no ponernos en contra, así como hacer este trabajo de andar en las profundidades de nuestra mente es cuando nuestro cuerpo dice que ya no estamos en peligro y se libera y deja de segregar estas hormonas y se deshace de todos los kilos que le sobran", sentencia.

Contador