Actualizado 17/04/2015 14:43 CET

El mal de altura, un nuevo problema de salud pública en España

Mal de altura
Foto: FLICKR/AZLAN DUPREE

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El aumento de la práctica de deportes de montaña como senderismo, esquí o escalada y el incremento del turismo ha hecho que el mal de altura, hasta ahora propio de profesionales dedicados al alpinismo, se haya convertido en un problema de salud pública en España.

   Así lo ha asegurado el presidente de la Sociedad Catalana de Neumología (SOCAP), Xavier Muñoz, durante unas jornadas organizadas por esta entidad en el Hospital de Bellvitge de Barcelona, donde se ha destacado la importancia de mejorar la formación de estos profesionales en éste ámbito.

   Este trastorno se produce cuando al organismo le cuesta aclimatarse a la baja cantidad de oxígeno que recibe en lugares muy elevados, y puede derivar en ocasiones en enfermedades graves como el edema pulmonar, una de las principales causas de muerte entre las enfermedades que se dan en alta montaña.

   En teoría, se estima que entre el 2 y el 5 por ciento de las persones que suben por encima de los 3.500 metros de altitud sufren edema pulmonar, ha explicado Muñoz Gall, que no obstante reconoce que estos problemas respiratorios son prevenibles.

   Para ello, considera "básico" aclimatarse bien a la zona e ir ganando altura poco a poco", así como "hacer el mínimo esfuerzo posible, hidratarse bien, no hacer comidas copiosas y no ganar más de 500 metros al día por encima de 3.500 metros".

   Durante la jornada también se analizarán los avances de los últimos años en los tratamientos oncológicos que están permitiendo mejorar la supervivencia de los pacientes con cáncer de pulmón.

AVANCES EN CÁNCER DE PULMÓN

   En este sentido, Susana Padrones, coordinadora de la Unidad Funcional de Cáncer de Pulmón del Hospital Universitario de Bellvitge y el Instituto Catalán de Oncología, ha recordado que "muchos de los pacientes con tumores pulmonares resecables, debido a la presencia de otras enfermedades pulmonares, como la EPOC o enfermedades cardiovasculares, no eran operables y recibían tratamiento con radioterapia normofraccionada, con tasas de supervivencia sobre el 30 por ciento.

   Pero actualmente, con la radioterapia esterotáctica, es posible tratar de una manera eficaz pacientes con comorbilidades cardiorrespi*ratorias importantes y pacientes de edad avanzada, con unos resultados excepcionales de entre el 70 y 80 por ciento de control local de la enfermedad y con "relativamente escasos efectos secundarios".

   Asimismo, la investigación ha permitido conocer múltiples alteraciones genéticas de los tumores pulmonares y desarrollar nuevos fármacos dirigidos a dichas  dianas, permitiendo que los pacientes con enfermedad extensa y diseminada tengan un mejor pronóstico".

Para leer más