Actualizado 03/01/2011 17:49 CET

Madrid.- Muchos ciudadanos desoyen la ley antitabaco y siguen fumando en recintos hospitalarios

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

Al día siguiente de la entrada en vigor de la nueva ley antitabaco todavía hay muchos ciudadanos que se resisten a acatar su contenido, que amplía la prohibición de fumar en establecimientos públicos cerrados y en algunos espacios abiertos como los centros hospitalarios. Así, muchos fumadores apuraban su cigarrillo a las puertas del Hospital La Paz esta mañana en la capital.

En declaraciones a Europa Press Televisión, Natalia García, farmacéutica que trabaja en el centro hospitalario, ha afirmado estar "encantada" con la entrada en vigor de esta ley, sobre todo porque a su juicio hay "mucha densidad de humo" a la entrada del pabellón infantil.

"Aquí en el hospital infantil salen todos los carritos de los niños y es ahí donde se apagan los cigarillos", ha afirmado Natalia quien reconoce que "va a ser difícil" que los trabajadores del Hospital acaten la normativa dado que "hay zonas de estar del persona en las que sí se fuma".

Por su parte, Ángela Alta, médico de Anatomía Patológica considera muy positivo que se prohíba fumar en los recintos hospitalarios, aunque reconoce que los médicos deberían tener una zona "fuera del hospital, a 300 o 400 metros" donde pudieran fumar.

Pilar, una ciudadana que se ha acercado hoy a La Paz ha afirmado que ella sí va a acatar la normativa aunque es fumadora y no esté conforme con la medida. Así las cosas, ha asegurado que le parece "por un lado bien y por otro mal" en tanto en cuanto aunque entiende que no se debe fumar en un hospital "porque hay gente enferma y no tiene por qué tragar humo", en otras zonas como los bares o restaurantes "esta ley no tiene cabida".

José Luis Barredo, otro ciudadano que esperaba a las puertas del Hospital, no respalda esta medida y se ha mostrado en contra de la prohibición de fumar en determinados espacios aéreos ya que, a su juicio, hay gente que está en el recinto hospitalario "porque tiene que estar".

Aún así ha reconocido que ésta puede ser una buena oportunidad para dejar de fumar, "aunque no son buenas fechas", al tiempo que ha lamentado que como la cosa siga así, al final "no se va a poder fumar en ningún sitio".