Actualizado 24/01/2011 11:12 CET

Madrid.- Hosteleros madrileños aplauden el apoyo de la Comunidad a las terrazas para fumadores

Terraza de verano en una calle ourensana
EP

La Viña iniciará una recogida de firmas con la FEHR para pedir un cambio de la normativa vigente

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Empresarial de Hostelería de la Comunidad de Madrid, La Viña, ha aplaudido la "apuesta" a la hostelería por parte de la Comunidad de Madrid, que ha aprobado ayudas a los bares para comprar mobiliario y estufas, aunque defiende que la partida de 600.000 euros anunciada ayer por el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, "no es suficiente" para abastecer a los cerca de 40.000 locales de hostelería que hay en la comunidad.

En declaraciones a Europa Press, el gerente de la asociación, Juan José Blardony, ha afirmado este sábado que la medida beneficia a "aquellos que tienen la posibilidad de poner terrazas de veladores", lo que se traduce en un "porcentaje de mínimos, en torno a un 10 ó 45 por ciento de los establecimientos, según la legislación actual".

"Nosotros estamos muy satisfechos porque en unos momentos muy delicados económicos como en los que nos encontramos, pues realmente la Comunidad de Madrid apuesta y apoya a la hostelería madrileña, y en concreto a todos los establecimientos que tienen terraza, para que puedan acceder a unas ayudas que, verdaderamente, van a facilitarnos el poder prestar un mayor servicio a los ciudadanos", ha aseverado.

No obstante, Blardony ha anunciado que va a pedir al consistorio madrileño que "flexibilice las condiciones para poner terrazas de veladores", y al respecto ha solicitado por carta al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, "un cambio de la normativa vigente" con el fin de mejorar las condiciones para poner terrazas y acercarse a la postura de Europa al respecto, principalmente en lo que se refiere a "una mayor agilidad en lo que es los trámites de concesión y mejoras en el elementos de mobiliario urbano".

RECOGIDA DE FIRMAS

El gerente de Viña ha asegurado que van a solicitar a los partidos políticos que suspendan esta ley de cara a "encontrar entre todos una posibilidad para poder prestar servicio a los fumadores y no fumadores sin que haya perjuicio para los no fumadores", al tiempo que ha anunciado que van a iniciar una campaña de recogida de firmas para "presentar una iniciativa legislativa y popular en el Parlamento para que se someta el cambio de la ley" Antitabaco que entró en vigor el pasado 2 de enero.

"Formamos parte de la Federación Española de Hostelería (FEHR) y vamos a recoger más de 500.000 firmas para llevarlas al Congreso y que se pueda someter a consideración un cambio de la ley que no perjudique ni al sector ni a los ciudadanos fumadores, que efectivamente, ahora mismo tienen que sufrir también el que únicamente les podamos atender sólo en las terrazas", ha explicado Blardony.

Al respecto ha comparado la situación de España con la del resto de países de la Unión Europea afirmando que, en nuestro país, "se ha optado por la prohibición total y absoluta dentro de los establecimientos", algo que no le parece razonable "porque impide dar servicio directo a parte de nuestros clientes (...) y eso se está notando indudablemente en el consumo", ha agregado.

PÉRDIDAS DE MÁS DE 1.400 MILLONES

A juicio de Blardony, la situación es "bastante complicada" y ha adelantado que, "con que básicamente descienda en un porcentaje de un uno por ciento de la facturación en España de las empresas de hostelería", se estaría hablando de 1.400 de millones de euros de pérdidas en dicho sector.

"En cualquier caso queremos ser sensatos y queremos decir que estamos llevando a cabo una encuesta económica con la situación de los empresarios durante este mes de enero y será a principio de febrero cuando podamos dar unos datos exactos del impacto económico que la prohibición total va a producir en la hostelería", ha recalado.

Finalmente ha hecho un llamamiento al cliente a que "siga consumiendo en la hostelería" que, en su opinión "es algo nuestro", y ha reclamado que estas normativas "que son razonables desde el punto de vista sanitario", no puedan perjudicar a los hosteleros económicamente "como está ocurriendo" y que, por lo tanto, "el consumidor y cliente siga consumiendo como hasta ahora".