Actualizado 14/06/2010 12:27 CET

Madrid.-Entre el 41 y el 44% de la población adulta madrileña tenía sobrepeso u obesidad en 2007

Cerca de la mitad de la población madrileña es totalmente sedentaria durante la actividad laboral

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La escasa actividad física y la mala alimentación tienen como consecuencia que entre el 41 y el 44 por ciento de la población adulta madrileña tenga sobrepeso u obesidad, algo que es cerca de dos veces más frecuente en los hombres que en las mujeres y creciente con la edad, según se desprende del Informe del Estado de Salud de la población de la Comunidad de Madrid relativo a 2009 consultado por Europa Press.

El informe, que contiene datos de 2007, añade que, por el contrario, la presencia de un peso insuficiente es "mucho más frecuente en las mujeres que en los hombres, especialmente en las más jóvenes".

El informe también se refiere a la percepción que los madrileños tienen de su peso corporal y destaca que esa percepción "infraestima claramente el exceso de peso real detectado, lo que puede conducir a una falsa sensación de normalidad".

"A pesar de este hecho, los madrileños conocen de forma adecuada cuáles son las causas principales del sobrepeso y de la obesidad (alimentación inadecuada y ausencia de ejercicio físico), y cuáles sus consecuencias (enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión)", asevera el informe, que añade que, además, "cerca de un 40 por ciento expresa el deseo de perder peso, aunque la falta de motivación es el principal obstáculo para conseguirlo".

Por otra parte, afirma que cerca de la mitad de la población madrileña es totalmente sedentaria durante la actividad laboral y que cuatro de cada cinco personas no cumple las recomendaciones de realización de actividad física en tiempo libre.

Asimismo, apunta que los hombres son más sedentarios en la actividad habitual y las mujeres en el tiempo libre, y señala que en relación con mediados de los años 90, se ha incrementado la inactividad relacionada con la ocupación, especialmente en las mujeres, no compensada con una mayor actividad en tiempo libre.

La falta de tiempo es el principal motivo que alegan los madrileños para justificar el bajo nivel de ejercicio físico realizado.

MALA ALIMENTACIÓN

La dieta es también relevante para el bienestar de los madrileños. Así, el consumo de alimentos sigue dibujando un patrón alejado de los objetivos nutricionales con baja ingesta de fruta y verdura y alta de productos cárnicos.

En concreto, el estudio dice que "una de cada cuatro personas no ingiere fruta diariamente, mientras que el 43 por ciento consume dos o más raciones de cárnicos y derivados. "Aproximadamente un tercio de la población adulta madrileña come frecuentemente fuera del hogar, especialmente los hombres jóvenes, lo que incrementa los riesgos asociados con una alimentación poco saludable", indica el informe.

Por otra parte, señala que a los factores anteriores se añade que entre el 6 y el 11 por ciento de los madrileños, en función de la fuente de información analizada, "realiza algún tipo de dieta para perder peso".

"Es preocupante constatar cómo esta práctica, más frecuente en mujeres, se realiza habitualmente sin ningún control médico y está basada en una publicidad con notable credibilidad dentro de la población", destaca.