Publicado 08/04/2022 07:39

La luz láser, un tinte y un implante no quirúrgico podrían ayudar a superar la obesidad

Archivo - El doctor Carlos Ballesta, cirujano y experto en cirugía laparoscópica, ha reconocido que es frecuente la reintervención por malas cirugías.
Archivo - El doctor Carlos Ballesta, cirujano y experto en cirugía laparoscópica, ha reconocido que es frecuente la reintervención por malas cirugías. - CLB - Archivo

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes, la cirugía para perder peso puede ser un tratamiento eficaz contra la obesidad. Quienes no quieren operarse tienen otras opciones, como la inserción de un globo que suprime el apetito u otro implante en el estómago. Ahora, investigadores coreanos informan en de que han mejorado ese procedimiento en animales de laboratorio recubriendo un implante con un tinte activado por láser que mata las células que producen grelina, la "hormona del hambre".

Los implantes pueden insertarse en el estómago a través de la boca tras aplicar anestesia local. En 2019, Hwoon-Yong Jung, Jung-Hoon Park y sus colegas del Centro Médico Asan, diseñaron un nuevo tipo de implante, según publican en la revista 'ACS Applied Materials & Interfaces'.

El 'dispositivo intragástrico de inducción de la saciedad' (DSI, por sus siglas en inglés) consiste en un stent -que se aloja en la parte inferior del esófago- unido a un disco que se apoya en la abertura del estómago. El disco tiene un agujero en el centro para dejar pasar la comida.

Las pruebas realizadas en cerdos demostraron que el DSI reducía la ingesta de alimentos y el aumento de peso al aumentar la sensación de saciedad y reducir los niveles de grelina, producida por las células cercanas a la parte superior del estómago. Pero el dispositivo causó complicaciones, como el reflujo ácido y la migración hacia el estómago.

En su último proyecto, Jung, Park y Kun Na, de la Universidad Católica de Corea, querían averiguar si podían suprimir aún más la grelina recubriendo el disco del DSI con un compuesto que, con un disparo de luz láser, pudiera matar algunas de las células productoras de grelina. El implante podría entonces retirarse para evitar los efectos secundarios asociados al diseño inicial.

En este estudio preliminar, el equipo recubrió los DSI con azul de metileno y luego los colocó en el estómago de cerdos jóvenes. Al exponerlos a la luz láser, el recubrimiento liberó oxígeno singlete, una forma energizada de oxígeno que mató las células productoras de grelina cercanas en los estómagos de los cerdos y luego desapareció rápidamente.

Al cabo de una semana, el tratamiento redujo los niveles de grelina y el aumento de peso corporal a la mitad en comparación con un cerdo no tratado, aunque estas diferencias disminuyeron en las semanas siguientes a menos que se repitiera el tratamiento con luz.

Los investigadores afirman que, con un mayor desarrollo, este sencillo procedimiento podría convertirse en un nuevo tipo de tratamiento mínimamente invasivo para ayudar a los pacientes obesos a perder peso.