Los jóvenes de 30 años con educación superior son el grupo que más pierde su trabajo por conmoción cerebral

Publicado 10/07/2019 17:23:10CET
Trabajadores, oficina
Trabajadores, oficinaPIXABAY / FREE-PHOTOS - Archivo

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Sufrir una conmoción cerebral puede hacer perder el trabajo, especialmente en jóvenes de unos 30 años con educación superior, según los hallazgos de un equipo de investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca).

Este estudio, publicado en la revista 'The British Medical Journal Open', incluye a todos los grupos de pacientes y es representativo de la población general de Dinamarca en términos de edad, geografía, educación, antecedentes familiares y estado civil.

Usando un registro de 19.732 daneses entre las edades de 18 y 60 años que fueron diagnosticados con una conmoción cerebral, los investigadores rastrearon el éxito de los pacientes en el mercado laboral durante cinco años y compararon los datos con un grupo de control de igual tamaño de personas que no han sufrido un evento de este tipo.

Según sus resultados, las personas con conmoción cerebral tienen un riesgo mayor de estar sin trabajo cinco años después del traumatismo. En cambio, están desempleados, recibiendo pagos por discapacidad o pensión anticipada o trabajando a tiempo parcial con el apoyo de las prestaciones sociales. Especialmente dos grupos de pacientes se vieron gravemente afectados por los síntomas a largo plazo: los que tienen alrededor de 30 años y los que tienen una educación superior.

Mientras que las personas con bajos niveles de educación (es decir, con 9 años de educación primaria y sin ningún otro tipo de formación después de esa edad) tienen un riesgo un 30 por ciento mayor de abandonar el mercado laboral después de una conmoción cerebral que las personas que no lo han sufrido. El mismo riesgo es superior al 215 por ciento para las personas con educación superior (es decir, con 12 o más años de estudios, por ejemplo, estudios universitarios).

"Puede deberse al hecho de que las personas más formadas a menudo tienen trabajos en los que planifican y priorizan sus tareas y la carga de trabajo por sí mismos, y que la habilidad mental y la visión general requeridos para hacerlo son algunas de las habilidades que a menudo se ven gravemente afectadas tras una conmoción cerebral", explica una de las líderes del estudio, Hana Malá Rytter.

Para las personas de cuarenta años, el riesgo de perder un trabajo después de una conmoción cerebral aumenta aproximadamente en 30 por ciento en comparación con sus compañeros sin conmoción cerebral, mientras que los investigadores apenas observaron un aumento en el número de personas que abandonaron el mercado laboral tras una conmoción cerebral en el grupo de 50 a 59 años de edad.

Contador