Realizan el primer implante mundial de células madre pluripotentes inducidas

Actualizado 12/09/2014 18:35:30 CET
Células madre pluripotentes inducidas implantadas en la retina
Foto: NATURE

MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores japoneses han realizado el primer implante en humanos de células madre pluripotentes inducidas, conocidas como iPS, a nivel mundial, para tratar a una mujer de 70 años que padecía degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

   Este tipo de células se consiguen mediante una técnica que ha generado muchas expectativas a nivel mundial, según informa la revista 'Nature', ya que permite reprogramar células madre adultas a un estado embrionario.

   En este caso, las células madre se obtuvieron de la piel de la paciente y fueron reprogramadas en laboratorio para convertirlas en células de retina, en la que posteriormente han sido implantadas.

   La intervención, que ha durado dos horas, ha sido dirigida por el especialista Yasuo Kurimoto, del Kobe City Medical Center General Hospital, y durante la misma se ha implantado una lámina de células del epitelio pigmentario de la retina de 1,3 por 3 milímetros.

   El procedimiento se llevó a cabo en el Instituto de Investigación Biomédica e Innovación cercano al Instituto Riken, donde previamente la otalmóloga Masayo Takahashi había desarrollado y probado estas láminas de epitelio.

   Por el momento, según ha informado el centro, la paciente no ha experimentado ningún sangrado excesivo ni otros problemas graves.

   Kurimoto ha realizado la intervención apenas cuatro días después de que un comité sanitario diera luz verde a los investigadores a usar esta técnica de forma experimental, tras haberse probado con éxito en monos y ratones. Las pruebas en animales demostraron que las células iPS no fueron rechazadas y no favorecen el desarrollo de tumores.

   La DMAE se produce por una ruptura del epitelio de la retina, una capa de células que aporta los fotorreceptores necesarios para la visión. Sin embargo, el procedimiento realizado por Kurimoto no garantiza que la paciente pueda recuperar la visión.

   En cualquier caso, el caso ha generado mucha expectación en el ámbito científico a la espera de comprobar si estas células son capaces de reparar la retina aunque sea parcialmente y no causa efectos secundarios.