Actualizado 05/04/2011 11:51 CET

El Gobierno japonés reforzará los controles de radiactividad sobre los productos marinos

TOKIO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Agricultura, Pesca y Silvicultura de Japón, Michihiko Kano, ha anunciado este martes que reforzará los controles sanitarios sobre los productos marinos, después de que se decidiera verter 11.500 toneladas de agua contaminada por radiación al océano Pacífico, procedentes de la central nuclear de Fukushima-1.

Las inspecciones se llevarán a cabo en cooperación con los gobiernos de las prefecturas de Fukushima (noreste), donde se ubica dicha planta, Ibaraki y Chiba (este), cuyas costas también podrían resultar afectadas, según informa la agencia de noticias Kiodo.

La decisión obedece a la creciente preocupación de la población por el estado de los productos procedentes de estas regiones, perjudicadas por las emisiones radiactivas. "El público tiene un gran interés en la seguridad", ha explicado Kano en una rueda de prensa.

Aunque no existen límites legales para la radiactividad en el pescado y el marisco, por las pocas probabilidades que existen de que acumulen una cantidad nociva, el Ministerio de Salud se está planteando establecer estos niveles, después de detectar 4.080 becquerelios por kilogramo en algunos ejemplares.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Yukio Edano, ha asegurado en una comparecencia pública que Japón está facilitando a las autoridades internacionales toda la información sobre el vertido de agua radiactiva al océano, de acuerdo con la Convención sobre Derecho del Mar de Naciones Unidas.