Los ataques con misiles aumentan el riesgo de sufrir abortos espontáneos

Actualizado 22/02/2013 19:32:59 CET

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Neguev, en Israel, han constatado como los ataques con misiles han aumentado significativamente el riesgo de abortos involuntarios o espontáneos en Sderot, ciudad israelí cuyos ciudadanos están expuestos a continuos ataques desde la Franja de Gaza.

El estudio, que publica la revista 'Psychosomatic Medicine Journal of Bio-behavioral Medicine', analizó un total de 1.341 embarazos de mujeres de esta ciudad y los compararon con otros 2.143 de mujeres que vivían en Kiryat Gat, más retirada de las zonas de conflicto.

Las alarmas, según reconocen los autores del estudio, son fuertes y repentinas en Sderot, y también generan mucho estrés, ya que suenan sólo unos pocos segundos antes de que el cohete llegue a la ciudad.

De hecho, se estima que entre abril de 2001 y diciembre de 2008 sonaron cerca de Sderot más de 1.000 alarmas, casi la mitad en todo el año 2008.

El estudio reveló que las mujeres que residían en Sderot aseguraban que antes del embarazo sintieron una media de 2,2 alarmas de emergencia semanales por culpa de los misiles mientras que, durante el embarazo, la cifra media ascendió hasta las 3,5 situaciones de alarma por semana.

Asimismo, se observó que la exposición a los ataques hizo que el riesgo de aborto espontáneo aumentó en un 59 por ciento, en comparación con las mujeres que no experimentan esta tensión durante o antes del embarazo (6% en Sderot frente al 4,7% en Kiryat Gat).

Los investigadores también encontraron que entre las residentes de Sderot que tienen una exposición más baja o alta a estas alarmas había un riesgo mayor que quienes tenían una exposición intermedia.

Los investigadores sugieren que este hallazgo puede explicarse por la desregulación de cortisol, una hormona del estrés conocida, explica Tamar Wainstock, del Departamento de de Salud Pública de la Universidad Ben Gurión.

"Sin embargo, cuando el número de alarmas se intensificaron, el riesgo se elevó otra vez posiblemente con mayor nivel de cortisol, o alternativamente, cuando el nivel de cortisol se reduce, como sucede en el trastorno de estrés postraumático, que a su vez puede aumentar el riesgo de resultados adversos del embarazo", ha explicado.