Publicado 05/04/2022 18:32

El ISCIII reivindica su papel de "interfase" entre el mundo científico y la industria en el PERTE de Salud de Vanguardia

El director del Instituto de Salud Carlos III, Cristóbal Belda, en un encuentro Informativo de Europa Press, a 7 de marzo de 2022, en Madrid (España). El acto, bajo el título 'Hacia la salud de vanguardia desde los datos y ciencia'.
El director del Instituto de Salud Carlos III, Cristóbal Belda, en un encuentro Informativo de Europa Press, a 7 de marzo de 2022, en Madrid (España). El acto, bajo el título 'Hacia la salud de vanguardia desde los datos y ciencia'. - Marta Fernández Jara - Europa Press

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El director del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), Cristóbal Belda, ha reivindicado el papel de "interfase" de dicha institución entre ciencia e industria en los Proyectos Estratégicos de Recuperación y Transformación Económica (PERTE) para la Salud de Vanguardia, aprobado el pasado 30 de noviembre en el Consejo de Ministros.

"Dentro de ese paraguas que es el PERTE, el ISCIII actúa como interfase en la conexión entre el mundo científico y el resto de actores que forman parte de ese paraguas", ha señalado Belda, quien ha resaltado que, para cumplir cada uno de los cuatro objetivos del PERTE para la Salud de Vanguardia "es necesaria la interacción entre la parte científica e industrial".

Así, Belda ha aclarado que el papel del ISCIII "tiene una doble vertiente". "Por un lado, gestionando la subvención en ciencia, para que esa ciencia se incorpore dentro del PERTE y, a la vez, intentando ser un elemento tractor entre las distintas entidades que tienen que ser receptoras de esa ciencia, para que la transformen en riqueza".

"España ha tenido, en los últimos 40 o 50 años, una inversión en ciencia que ha ido creciendo progresivamente, ha tenido grandes productores científicos. El siguiente paso es ir transformando la ciencia en otros productos", ha reiterado.

"La ciencia orientada a la salud tiene que generar conocimiento, pero, desde el poder público, tenemos que ser capaces de coger esa ciencia e ir orientándola al sector industrial", ha defendido, para expresar que la ciencia genera "mucho valor que se puede transformar en puestos de trabajo, en un incremento del PIB". "Es una riqueza que acaba volviendo, es un círculo virtuoso", ha comentado.

Al hilo, ha recordado los dos primeros objetivos de este PERTE, a saber, promover el desarrollo de terapias avanzadas y el de la medicina de precisión. "Las terapias avanzadas son el ejemplo perfecto de las brechas con la generación de conocimiento científico que hay en España", ha advertido Belda.

"Por un lado, tenemos producción científica y, por el otro, empresas, pero en medio necesitamos ser capaces de diseñar herramientas que permitan conexiones de un sitio a otro sitio", ha explicado, con respecto a este 'gap'. "La mayoría de las empresas están ávidas de I+D, y el tejido científico orientado a la salud está ávido de que sus investigaciones se hagan extensibles a todos los ciudadanos", ha reiterado.

Ahora, en relación con las terapias avanzadas, el PERTE va a permitir dotar de capacidades de producción orientadas al sector académico, que también cuenta con "limitaciones". "Muchas de esas terapias se deben producir en entornos hospitalarios, donde estamos sujetos a tensiones. Si a eso le añades una estructura en la que los científicos tienen que terminar de producir cosas para hacer estudios de preclínica, hay problemas", ha detallado Belda.

"Por eso, el ISCIII tiene que dar una solución que sea capaz de resolver esas limitaciones, de tal manera que cualquier grupo de investigación que sea capaz de desarrollar un terapia avanzada en todo el Estado pueda acceder a las instalaciones para poder poner en práctica", sostiene.