Publicado 27/09/2021 11:08CET

Investigan nuevas terapias farmacológicas para disminuir la degeneración de retina

Archivo - Ensayo ADARET Día Mundial de la Retinosis Pigmentaria
Archivo - Ensayo ADARET Día Mundial de la Retinosis Pigmentaria - KIKE TABERNER - Archivo

VALÈNCIA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Investigación Príncipe Felipe de València (CIPF) y el Hospital de Manises colaboran en el ensayo clínico de Fase 1 que estudia la seguridad y eficacia de Adalimumab frente a la Retinosis Pigmentaria, una distrofia hereditaria de la retina caracterizada por la pérdida progresiva e irreversible de la visión.

Se considera una enfermedad rara y es la principal causa genética de ceguera en los países desarrollados. La retinosis pigmentaria, cuyo Día Mundial se celebró este pasado domingo, tiene una prevalencia de uno cada 4.000 individuos, según ha informado el CIPF en un comunicado.

Como ocurre con otras enfermedades raras tiene una elevada heterogeneidad genética y clínica. La edad de comienzo es variable aunque los primeros síntomas suelen aparecer en la adolescencia. Hasta el momento, no existe un tratamiento efectivo aunque existen diversas aproximaciones terapéuticas.

Regina Rodrigo, investigadora del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) estudia nuevas terapias farmacológicas que reduzcan los efectos perjudiciales de los procesos inflamatorios y de estrés oxidativo crónico asociado a esta enfermedad, en cocnreto, terapias antiinflamatorias y antioxidantes con efectos neuroprotectores.

La doctora Rodrigo y su grupo llevan más de diez años dedicados a investigar posibles dianas terapéuticas que ralenticen la progresión de esta enfermedad genética.

Junto con el doctor David Salom, jefe del servicio de Oftalmología del Hospital de Manises han evaluado con éxito una terapia antioxidante, basada en sustancias nutracéuticas, y una antiinflamatoria basada en anticuerpos contra el factor de necrosis tumoral alfa (TNFa).

"Los estudios previos nos han permitido llegar a este ensayo clínico con Adalimumab, un fármaco que bloquea la acción del TNFa.
Esperamos que el estudio sea seguro y permita reducir la inflamación y con ello retrasar la pérdida de visión que sufren estos pacientes", señala la investigadora del CIPF.

Entre las novedades de este estudio, el doctor Salom destaca que "es importante poner el foco en que el tratamiento clínico experimental que se va a aplicar a los pacientes alivie la inflamación de la retina que caracteriza a esta patología hereditaria, mejorando así su calidad de vida".

"Nos encontramos en una fase de evaluación de la seguridad y eficacia de la administración de este tratamiento que hasta ahora no había sido testado en personas. Por ello, estamos en una fase del ensayo de vital importancia ya que puede suponer un paso adelante en el tratamiento de esta enfermedad", explica el oftalmólogo del Hospital de Manises.

Por último, Salom señala que "dedicar esfuerzos a la investigación en enfermedades minoritarias como puede ser la retinosis pigmentaria es muy necesario ya que permite dar un paso al frente en cuestiones como el tratamiento y la mejora de la calidad de vida de los pacientes".

Recientemente se ha celebrado en el CIPF una reunión informativa sobre el ensayo clínico para evaluar la seguridad y eficacia del Adalimumab en esta patología. Este ensayo, que cuenta con el doctor Salom como investigador principal y el CIPF como centro promotor, está financiado por el Instituto de Salud Carlos III.

Además, Retina Comunidad Valenciana-Asociación Afectados por Retinosis Pigmentaria (Retina CV) participa de forma activa en la iniciativa informando a los posibles pacientes interesados.

Contador