Investigan cómo afecta en la maduración neuronal la ausencia del gen que causa el síndrome de Rett

INVESTIGAN CÓMO AFECTA EN LA MADURACIÓN NEURONAL LA AUSENCIA DEL GEN MECP2, CAUS
UV
Publicado 10/04/2019 17:26:15CET

VALÈNCIA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigación liderado por la Universitat de València (UV), en el que participan diversas instituciones, ha concluido que la ausencia del gen MeCP2 provoca un incremento de neuronas inmaduras, que contienen proteína DCX, en regiones específicas del sistema olfativo.

El trabajo, publicado en la revista Brain Structure and Function, está relacionado con el síndrome de Rett y trastornos del espectro autista. Este estudio es un punto de partida para investigar las consecuencias de la deficiencia de la proteína MeCP2 en el desarrollo y función del sistema olfativo en la etapa adulta en el síndrome de Rett, un trastorno neurológico de base genética que se da casi exclusivamente en niñas.

Tal y como explica Carmen Agustín, profesora de la Facultad de Biología de la UV e investigadora de la Unidad Mixta de Investigación Neuroanatomía Funcional de la UV y la Universitat Jaume I de Castelló, "la mutación que causa el síndrome de Rett se conoce solo desde hace 10 años, lo que significa que aún no conocemos suficiente sobre las bases neurobiológicas de este síndrome" y "para que haya aplicaciones, es necesario que haya estudios de ciencia básica que investiguen estas bases".

El trabajo pretende, a largo plazo, conocer los déficits que se presentan con la mutación en MeCP2 en los procesos moleculares, celulares y neurales, lo que puede llevar a descubrir nuevas dianas terapéuticas.

En este sentido, según Carmen Agustín, el estudio "supone conocer mejor qué consecuencias tiene en el desarrollo y la plasticidad cerebral la pérdida de la función de MeCP2". En el trabajo, que forma parte de la tesis doctoral de Elena Martínez-Rodríguez, han participado los profesores de la Universitat de València Enrique Lanuza y Juan Nácher, además de Simona Coviello, investigadora predoctoral, y Cristina Foiani, estudiante Erasmus procedente de la Università di Ferrara.

A partir de mutaciones en el gen MeCP2 en ratones modelo y su posterior comparación respecto a ratones no mutados, demuestra que la ausencia de este gen provoca un incremento significativo en la cantidad de neuronas que contienen la proteína doblecortina en regiones específicas del sistema olfativo, en concreto, el córtex piriforme y el tubérculo olfativo.

Este incremento de doblecortina en el córtex piriforme es muy importante, ya que, según el equipo investigador, "el déficit se encuentra en células que se generan durante el desarrollo embrionario y quedan en estado inmaduro, mientras que en otras zonas del sistema olfativo la generación de nuevas neuronas se produce durante toda la vida del animal".

Las células de la corteza olfativa de generación embrionaria que quedan en estado inmaduro son abundantes en primates y parece que en humanos. Por ello, conocer los mecanismos por los que estas células pueden madurar indica nuevas vías para investigar este proceso en trastornos asociados a un problema de maduración neural. Además, las células inmaduras del tubérculo olfativo no se habían descrito hasta la fecha.

El paso siguiente, como apunta Agustín-Pavón, "pretende caracterizar mejor el proceso de maduración neuronal, analizando otros marcadores y, en un futuro, ver qué factores podrían normalizar este proceso, así como investigar las características de la nueva población de neuronas inmaduras descubiertas en el tubérculo olfativo".

En la investigación, además de la UV, han participado la investigadora Mónica Santos, experta en síndrome de Rett y actualmente en el Centre for Neuroscience and Cell Biology de la Universidad de Coimbra (Portugal), e investigadores de la Universidad Otto-von-Guericke de Alemania, y del Grup de Recerca en Neurobiologia del Comportament (GReNeC-NeuroBio) de la Universitat Pompeu Fabra.