Publicado 23/12/2020 07:06CET

Los investigadores rastrean y analizan las epidemias de viruela durante tres siglos

Niño con viruela
Niño con viruela - CDC/JAMES HICKS - CENTERS FOR DISEASE CONTROL AND

MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad McMaster, en Canadá, han estudiado y analizado miles de registros semanales que documentan las muertes de víctimas de la viruela en Londres durante casi 300 años. El análisis proporciona información nueva y poco común sobre la ecología de las enfermedades infecciosas, estableciendo que el tiempo entre epidemias, el tamaño de los brotes e incluso la temporada en que ocurrieron las epidemias, cambió a lo largo de los siglos.

La viruela fue una de las enfermedades virales más devastadoras que jamás haya afectado a la humanidad, matando aproximadamente a tres de cada 10 personas infectadas. Los que sobrevivieron quedaron con frecuencia discapacitados, ciegos o desfigurados. Hasta el siglo XIX, se pensaba que la viruela había causado más muertes que cualquier otra enfermedad infecciosa, incluso la peste y el cólera.

La Organización Mundial de la Salud celebró recientemente el 40 aniversario de la erradicación de la viruela, la campaña de este tipo más exitosa jamás realizada. La viruela es una de las dos únicas enfermedades infecciosas que han sido eliminadas por los esfuerzos humanos.

"La pandemia actual de COVID-19 ha provocado un aumento del interés en el estudio de la transmisión de enfermedades infecciosas y cómo las intervenciones de salud pública podrían cambiar el curso de la pandemia", resalta el autor David Earn, profesor del Departamento de Matemáticas y Estadística de McMaster, especializado en modelar la transmisión de enfermedades infecciosas.

"Nuestro objetivo era describir y poner a disposición del público la serie temporal semanal de mortalidad por viruela en Londres e identificar eventos históricos que podrían haber influido en la dinámica de la viruela a lo largo de los siglos", añade.

Para el análisis, que se describe en la revista 'PLOS Biology', Earn y su colega Olga Krylova, estudiaron y digitalizaron más de 13.000 registros semanales de mortalidad por viruela publicados en los London Bills of Mortality y en los Weekly Returns del Registrar General de 1664 a 1930.

Los datos abarcan una era que comenzó antes de que se implementaran las prácticas de salud pública, la posterior introducción de la variolación (un procedimiento que implicaba infectar deliberadamente a un individuo sano con el virus de la viruela extraído de una pústula o costra seca de una persona que padecía la enfermedad), el descubrimiento de una vacuna y, finalmente, la disminución de la mortalidad por viruela hasta que se registró la última muerte por viruela en Londres.

Algunos científicos han sugerido recientemente que la "variolación" con COVID-19 podría estar ocurriendo como un efecto secundario beneficioso del uso de máscaras.

"Durante el período de tiempo cubierto por los datos, la viruela pasó de ser un peligro terrible e inevitable a una infección fácilmente prevenible. La introducción de mejores medidas de control, especialmente la vacunación, condujo naturalmente a una disminución de la mortalidad por viruela y, finalmente, a la erradicación", dice Earn.

Durante los 267 años bajo análisis, Londres experimentó importantes cambios demográficos y sociales, y hubo una variedad de eventos históricos que pueden haber tenido impactos sustanciales en la dinámica de la viruela.

"Está claro que la introducción de medidas de control de la viruela (variolación y posterior vacunación) hizo posible la erradicación. Nuestro análisis también sugiere que un mayor uso de medidas de control y cambios en las políticas de salud pública se correlacionaron con cambios en la frecuencia de las epidemias", apunta la coautora Olga Krylova, exestudiante de doctorado en el Departamento de Matemáticas y Estadística de McMaster.

Otros eventos que potencialmente podrían haber impactado las epidemias de viruela incluyen las guerras y la Revolución Industrial, que estuvo acompañada de transiciones demográficas y urbanización.

"Se necesitan más investigaciones que utilicen modelos matemáticos para cuantificar los impactos de las intervenciones y los eventos históricos sobre los brotes de viruela", dice Krylova.