Publicado 13/01/2021 18:38CET

Investigadores de Estados Unidos revierten los impactos mortales del asma en ratones

Workplace modern laboratory for molecular biology test on blue background
Workplace modern laboratory for molecular biology test on blue background - JACOBSTUDIO - Archivo

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del University of Colorado Anschutz Medical Campus (Estados Unidos) han logrado revertir, en un estudio publicado en la revista 'Nature Communications', los impactos mortales del asma en ratones con un tratamiento inhalado que interrumpió la producción de exceso de moco.

"Actualmente, alrededor del 10 por ciento de la población tiene asma. El moco excesivo bloquea el flujo de aire, provocando sibilancias y empeorando los efectos de la inflamación y contracción de los músculos que recubren las vías respiratorias", han explicado los expertos.

Sin embargo, los tratamientos para el asma, como los broncodilatadores y los esteroides, rara vez son eficaces contra la mucosidad, ya que aunque la hidratan y facilita la tos, no tratan el problema a nivel molecular.

Ante este escenario, los investigadores se enfocaron en macromoléculas del moco llamadas glicoproteínas de mucina poliméricas, las cuales ayudan a proteger los pulmones y las vías respiratorias de infecciones en personas sanas. No obstante, cuando se producen en exceso, pueden producir tapones gelatinosos que bloquean las vías respiratorias como se observa en el asma y otras afecciones pulmonares.

Los investigadores intentaron detener este proceso rompiendo los enlaces disulfuro de mucina que contribuyen a la sobreproducción de moco. Para ello, trataron a ratones asmáticos con una sustancia química conocida como TCEP (tris (2-carboxietil) fosfina), la cual rápidamente revirtió la enfermedad. También funcionó con moco humano tomado como muestras de pacientes con asma.

Los investigadores dijeron que si bien el TCEP probablemente irritaría los pulmones humanos, se podría agregar algo similar a los medicamentos que tratan el asma, la EPOC, la fibrosis quística y otras enfermedades pulmonares, lo que los hace mucho más efectivos para reducir la mucosidad. "Estos hallazgos establecen las bases para desarrollar tratamientos para inhibir los efectos de la hipersecreción de moco en el asma. Creemos que tienen potencial para salvar vidas", han zanjado los expertos.

Contador

Para leer más